Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por Martín Martínez Martínez
18 de julio de 2016
Sr. Director...
LOS CASTIGOS. HABLANDO DE ELLOS!
Hay procesos que se pueden explicar, con la teoría de los grandes saltos: Las esclusas del canal de Panamá. O las estructuras cognitivas de Piaget. En ambos casos hay saltos. Desplazamientos graduales no!. (...). Hay procesos que se pueden explicar con la teoría del péndulo: Las prohibiciones y los castigos. La teoría del péndulo: Nos vamos a un extremo defendiendo el control y después al otro, rechazándolo. Con el tema de los castigos también nos hemos desplazado de extremo a extremo: «De Dios premia a los buenos y castiga a los malos». De castigar mucho, incluso en detrimento de la educación derivada de la libertad, la reflexión y la imitación. A no castigar nada, transmitiendo la nociva idea de que todo vale. (..). De la mano dura, a la ausencia total de dureza. (...).
Dicho esto, creo que conviene decir, que en el punto medio, está la virtud: Castigos si, sin embargo, deben ser reparadores, inmediatos, proporcionados, y respetando siempre los derechos básicos de la persona castigada. Algunos dicen, incluso, que los castigos se deberían pactar.
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress