Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por Martín Martínez Martínez
22 de mayo de 2018
Sr. Director...
IMITACIÓN Y OPOSICIÓN
Progresamos básicamente por imitación o por oposición. Imitamos o rechazamos. Hay personas y actuaciones que nos gustan. Y personas y actuaciones que nos desagradan. La imitación nos lleva a la conformidad, y la cooperación. La oposición nos lleva a la competición, al debate, y al combate. Conocidas estas dos tendencias, los padres las aprovechan. Muchos padres saben cómo impulsarlas. Muchos padres saben cómo favorecer ciertas imitaciones y como dinamizar ciertas competiciones. Y muchos profesores y muchos políticos!.
A menudo se dice que necesitamos referentes, modelos, es decir personas a las que imitar. Las familias que los tienen, progresan mejor. De las comunidades podemos decir lo mismo. Los alumnos gitanos, yo he podido ver, que progresan mal, pues, su comunidad, tiene pocas personas destacadas imitables. Está claro!. Se necesitan referentes, y también se necesitan adversarios.
La imitación puede ser explotada, sin muchos riesgos. (..). No tanto, la oposición. Muchos educadores lo hacen bien, y lo hacen sin cargarse la cohesión. Muchos partidos, también hacen una buena oposición, y otros, se pasan, porque se centran demasiado en los defectos del adversario. Y en dividirlo. Y poco en presentar un plan atrayente.(..).
Hay casas donde se practica poco la imitación, y en cambio se practica mucho la la crítica y la desobediencia. Lo mismo podemos decir de determinadas escuelas y de determinadas comunidades autónomas. Se desaconseja eso último!.

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress