Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por Martín Martínez Martínez
24 de enero de 2018
Sr. Director...
LOS MENORES HAN DE SER PROTEGIDOS
El niño, desde su origen, la unión de dos células sexuales, hace el mismo camino que ha hecho la vida dentro del planeta. Hay un momento en su desarrollo en el que tiene un cerebro reptiliano y más tarde un cerebro emocional, y finalmente el cerebro de la planificación y la toma de decisiones. Esta parte del cerebro que se desarrolla más tarde es también la que aloja importantes rasgos de la personalidad. En la etapa infantil y durante la educación primaria la parte nombrada, es decir, el lóbulo frontal, que todavía está madurando, está muy expuesto a las aportaciones del ambiente: Los mensajes dejan su huella. Las tensiones emocionales también. Y las drogas y los contaminantes pueden dañarlo.
Ahora sabemos que mientras la parte del cerebro mencionada no esté totalmente madura la protección debe ser mayor: Vamos con cuidado con los mensajes sexistas, racistas, y también nacionalistas. Procuramos que el niño no sea maltratado y tenemos planes o programas para luchar contra este problema. Y también hay varias iniciativas para combatir el consumo de drogas. Y se intenta que las escuelas no estén donde la contaminación es excesiva.
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress