Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana Encinas
Jueves, 5 de febrero de 2015
Entrevista

Daniel Aragonés: "no podría existir 'Óxido' si los personajes no intentasen cambiar el rumbo de su destino"

Guardar en Mis Noticias.

'Óxido' es la segunda novela de la saga 'Crónicas del pantano', escrita por el polifacético Daniel Aragonés (Almuradiel, Ciudad Real, 1979). 'Basura no compartida' (Alfasur, 2012) es su primera novela, a la que sucedió el poemario 'Tres ochos//8,88". Óxido es la narración de una búsqueda no exenta de violencia. 'Óxido' es "La purga, el barrido, el exterminio, el principio de otro final".

[Img #10401]

La novela se presenta el sábado 7 de febrero en el Shamrock Irish de Galapagar a las 21.00 horas. El autor avisa: "habrá libros, cervezas, todas las novelas del autor, el poemario para rokeros “Tres Ochos” y mucho humor". Además, el grupo Black Grass pondrá el punto y final a la velada aunque, según Aragonés, "antes, tendréis que comeros la pequeña charla que os dará el escritor"

"Óxido" y "surrealismo subjetivo", ¿cuáles son las características de este estilo?
Es complicado. Son demasiadas cosas reunidas en un mismo acto. Poemas, pensamientos, relatos. Y en el caso de “Óxido”, novela. Pero creo que se puede dar un perfil.
    
Me gusta meter el dedo en la llaga, y la ironía es la mejor forma de hacerlo. Uso metáforas para todo, dentro y fuera de mi faceta como escritor. Soy satírico e irreverente, lo sé, pero es lo que hay, no lo puedo evitar (ríe). Se podría hablar de ese filtro oscuro y lúgubre, muy presente en casi todo lo que escribo, pero no lo voy a hacer. Es el estilo de una mente atormentada en busca de la felicidad, un sentimiento indomable. “Estilo apocalíptico con pequeñas dosis de fe en el ser humano”, diría Fernando Ferro, “con mucho humor ácido”.
    
Por otro lado está la violencia, más presente en mis novelas y relatos. Intercalo sucesos surrealistas, con asesinatos y poemas infernales. Aunque, de vez en cuando, se cuelan otras cosas. Soy demasiado visceral. Fiel a mí mismo –o infiel-. Digo lo que pienso y me guardo la parte más colorida de la vida. Escribo por necesidad, es una especie de terapia, una catarsis.

El hilo conductor de la novela es la relación que se traba entre Fredek y Flor. A lo largo del libro se aprecia la evolución de los personajes, que incluso deja en segundo plano la violencia narrativa, ¿por qué decidiste primar este aspecto?
Fredek siente cierta debilidad por las chicas jóvenes, que las adopta de una forma onírica y desinteresada. En su interior tiene un espíritu protector que le desborda, le controla y le obliga a volver a sus antiguos hábitos una y otra vez. Conoce a Fusca, y la apadrina de un modo metafórico. Luego conoce a Flor y le pasa lo mismo. Óxido es el ciclo de crecimiento de un amor teñido de sangre; un amor paternal cargado de compromiso.
    
Es la historia de un Buda violento y sádico que sólo quiere conseguir la paz interior. La evolución de la obra parte de una búsqueda interminable. Se planta una semilla en el primer capítulo y nace un arbusto espinoso en el último.

Aunque el hilo conductor sea la violencia y el asesinato, no podría existir “Óxido” si los personajes no intentasen cambiar el rumbo de su destino.
 
[Img #10402]Fredek, el protagonista, es un personaje complejo e interesante, ¿podrías aproximarnos a la personalidad de este asesino "jubilado"?
Existen varios Fredek. Por un lado está el depredador, ese ser cautivador que nos embriaga con su mera y fatal presencia, y por otro, un ser apacible y tranquilo que sólo quiere ser olvidado. Está el asesino frío y salvaje; los ecos de su inconsciente; y el peligroso animal al que todo el mundo quiere fotografiar. Sus personalidades nunca dejan de luchar entre sí, y así lo muestro en la novela.

Fredek es una metáfora de la mente humana, un símil con nombre. Por eso puede resultar interesante el reflejo, incluso, dar un poco de miedo -o todo lo contrario-.

Los personajes atormentados por su pasado suelen ser recurrentes en tus libros, pero a su vez se les intuye cierto punto de sentido del humor y acidez, ¿qué  elementos te inspiran a la hora de construir un buen personaje?
Las adicciones dan mucho juego, lo cual conduce a la torpeza y al humor. Las heridas del pasado son fundamentales, carga las personalidades de odios irracionales, de amor transformado en basura, y de cierto pasotismo bastante ácido. El humor negro, que suelo suavizar y limar al máximo, para no llegar a herir sensibilidades, es primordial, una forma de vida dentro de mis locuras. En realidad, creo que escribo comedia (ríe).
    
Ahora en serio: no podría relatar la historia de alguien que se indigna frente a la violencia, la lujuria y el desmadre; de una persona que se ahoga en un vaso de agua y da por perdida su existencia. Me gusta crear personajes caóticos, valientes y ácidos. Necesito el caos.
    
Aunque, en realidad, casi todo lo que escribo nace de una nota musical, de un ritmo, de una melodía. Sin música no hay vida.
 
Mis personajes ven el mundo de otra manera, o eso pretendo, y actúan en consecuencia. Suelen sentirse aislados de la masa social, ajenos a los problemas que les rodean, indiferente ante el mazo que golpea. Sin estos matices no sería capaz de escribir historias largas. Necesito rodearme de gente distinta.  

Mencionas en la sinopsis que Oxido es "la salvación de un alma maldita". Sin destriparnos la historia, ¿qué es y cómo se salva un alma maldita?
Todo parte del propio individuo. Si uno cree que su alma está maldita, lo está. La salvación no existe. Forma parte del concepto.
 
Tu literatura tiene elementos de la novela policíaca clásica y del género pulp, ¿en qué género englobarías tu obra?
Pulp está bien. No me desagrada. Pulp visceral.

"Oxido es el principio de otro final", no puedes afirmar esto y dejarnos a la espera del tercer libro, ¿nos adelantas algo?
En la tercera parte de las “Crónicas del pantano” todo se aúna en un sólo concepto. Todo cambia. La violencia se reduce bastante. Prima el color azul. La oscuridad crece. El ambiente es totalmente distinto. El barrio de los Callejones se abre en canal. La historia se electrifica, se transforma en algo mucho más grande y complejo, se densifica. Lo sobrenatural toma protagonismo, y el hilo filosófico de la saga se muestra por fin.
    
En forma de adelanto puedo decir el título: 'Sórdido'. Y hasta aquí puedo leer.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Domingo, 8 de febrero de 2015 a las 20:38
Daniel Aragonés
Muchas gracias, chicas, sois de lo mejor de mi vida. Mil besitos.
La verdad es que estoy muy contento con este trabajo, y con la pedazo de entrevista que me ha hecho Ana (con preguntas así todo es más fácil).
Fecha: Sábado, 7 de febrero de 2015 a las 15:38
Silvia Leivinson
Enhorabuena Dani por tu última novela y por esta gran entrevista! Un abrazo!
Fecha: Viernes, 6 de febrero de 2015 a las 19:34
Mercedes Molina Mir
"Óxido" atrapa al lector desde el primer párrafo y no le deja indiferente al acabar su lectura.
¡Enhorabuena, Daniel Aragonés: en cada libro que publicas te superas a ti mismo y ganas en creatividad y estilo! Tus lectores esperamos con ilusión tu nueva entrega.

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress