Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 21 de julio de 2014

Síndrome de Estocolmo

Guardar en Mis Noticias.

O el secretario del Ayuntamiento de Pinto, Esteban Fernández, ha sido represaliado por el Equipo de Gobierno o es víctima del ‘síndrome de Estocolmo’ [reacción psicológica en la cual la víctima desarrolla un fuerte vínculo afectivo  con el agresor]. Decimos esto a raíz de las risas, confidencias y armonía que el secretario se marcó con la alcaldesa durante el pasado pleno de Debate del Estado del Municipio, celebrado el 20 de junio, y teniendo en cuenta el ‘incidente’ protagonizado el pasado mes de enero entre el concejal de Hacienda y el secretario. Según los sindicatos municipales, Salomón Aguado “gritó al Secretario General del Ayuntamiento en presencia del personal” y al día siguiente de producirse este ‘incidente’, “el Sr. Secretario -afirman los sindicatos- se desplomó en las escaleras del Ayuntamiento”.

El concejal de Hacienda dio otra versión de los hechos, pero lo relevante del caso es que tras el ‘incidente’ el secretario cogió una baja por depresión que duró cinco meses. Ante esto, los sindicatos del ayuntamiento culparon al concejal, y más concretamente al Equipo de Gobierno, a quien acusaron de “represaliar” a Esteban Fernández.

Ahora, visto el compadreo en el pleno citado entre la supuesta víctima y la jefa de los presuntos agresores, habría que revisar qué hay de verdad en las cacareadas represalias, bien sea porque nunca hayan existido, bien por haber producido en la supuesta víctima el nefasto ‘síndrome de Estocolmo’. Sea como fuere, de lo que el secretario está seguro es de que está mal pagado por la institución (“me siento mal pagado por este ayuntamiento”, llegó a decir a un periodista), aunque es la persona mejor pagada de nuestro ayuntamiento con un sueldo anual de 87.439,22 euros, bastante superior a lo que cobran otros secretarios de ayuntamiento de municipios más grandes que Pinto.

Aunque es sabido que los ricos también lloran (quizás por eso y para aliviar su pena, además de su sueldo, el secretario cobró el año pasado del Ayuntamiento 1.116,33 euros en concepto de ¡ayudas sociales!) es de suponer  que en este asunto monetario los sindicatos no pensarán lo mismo que el secretario y que, al menos en la cuestión crematística, mantendrán que no está represaliado. En todo caso, dada la armonía aparente mostrada en el pleno entre alcaldesa y secretario, éste podía pedirle a aquella un aumento de sueldo hasta que el susodicho se considere bien pagado. Así quedaría claro para todos que el Equipo de Gobierno no ejerce represalia alguna contra el funcionario vip, y éste a su vez acabaría definitivamente con sus angustias y reproches. O quizás, vistas las risas y el compadreo entre presidenta y secretario, ya esté todo atado y bien atado y vuelvan a florecer en la casa consistorial los días de flores y vino. De hecho es lo que pasa desde que en 1999 el entonces alcalde Antonio Fernández decidió aumentar en cinco millones de pesetas (30.000 euros) el sueldo de los funcionarios vip municipales. Aumento que se consolidó a lo largo del tiempo y que ningún partido político -ni de antes ni de ahora- nunca, jamás, ha criticado y ni siquiera comentado.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress