Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Agustín Alfaya
Lunes, 9 de junio de 2014

Rafa, eterno

Guardar en Mis Noticias.

Ha demostrado hasta el hartazgo que es “distinto” y ”único”, un mito hecho realidad. El mayor activo deportivo de España en toda su enorme historia. Un orgullo nacional. Y no sólo en sus triunfos, que también y son leyenda, sino incluso en sus derrotas. Porque Rafael Nadal Parera gana también cuando pierde. Lo vimos en la final del abierto de Australia el pasado mes de enero contra Wawrinka. Lo vimos en otras finales épicas contra su némesis, los extraordinarios Djokovic y, antes, Federer.

Nadal es la cara amable de España, nuestra mejor carta de presentación en el mundo. Un ejemplo ejemplar. Alguien que nos hace mejores y nos reconcilia con nuestra turbulenta historia. Alguien que nos ha enseñado el camino por el que debemos transitar. Ganando y perdiendo. Perdiendo y ganando. Siempre. ¿Cuánto vale un personaje así? ¿Qué daría cualquier país por tener a Nadal en sus filas?.

Y, sin embargo, hasta Nadal es contingente. Número uno del mundo del tenis, tras su lesión de rodilla en 2012 y consiguiente retirada de la competición durante ocho meses, muchos le dieron el finiquito del nº 1. Pero vuelve el año siguiente y gana tres títulos consecutivos (Sao Paulo, Acapulco e Indian Wells, en febrero y marzo). Poco después arrasa en la temporada de tierra ganando Barcelona, Madrid y Roma… y su octavo Roland Garros. En el verano encarrila otra serie de triunfos (Montreal y Cincinatti) para acabar ganando su segundo US Open ante el mismísimo Djokovic y volver a ser nº 1 del tenis mundial.

Este año 2014 Nadal ofreció las mayores dudas de su carrera en su predio indiscutible de tierra batida, superficie en la que es de largo el mejor jugador de todos los tiempos. Perdió en Montecarlo con Ferrer, perdió en Barcelona con Almagro, ganó en Madrid por retirada de Nishikori (“Me estaba dando una paliza”, reconoció Nadal a pie de pista mientras se retiraba lesionado el japonés), perdió la final de Roma contra Djokovic, único jugador que parecía poner en peligro el reinado del emperador de la tierra batida… Pero llegó la cita grande, la que da y quita glorias, Roland Garros, y Nadal volvió a donde solía conquistando su novena Copa de los Mosqueteros… ¡y ante Novac Djokovic! en un partido que llevó a los dos mejores tenistas del momento a una situación límite.

Nadal venció a su principal rival en estos momentos, pero también rompió el futuro. En un deporte extremadamente competitivo, poco dado a grandes dictaduras, es probable que no vuelva nadie a ganarlo tantas veces… salvo Nadal, porque el próximo año no sería extraño que estuviésemos comentando otra hazaña “imposible” de este mítico deportista.

Nadal, Djokovic y Federer se respetan y se temen. Son los mejores del mundo y el planeta tenis suspira por sus cara a cara, que alcanzan ya las 41 ocasiones, caso único en la historia del tenis. Ayer el balear, tras perder el primer set, se elevó otra vez sobre sí mismo cuando parecía imposible que lo hiciese. Jugó mejor cuando más lo necesitaba, como si eligiese la excelencia por capricho, y fulminó las bolas decisivas castigando por arriba y por abajo, haciendo volar el liftado contra el revés poderoso de Djokovic a la manera con que torturaba a Federer, y apechugando panza arriba con los bolazos que el número 2 le propinaba para llevarlo al sótano de la pista.

Pero no hubo manera. Hace años que nunca la hay en París, porque Nadal sólo juega en Roland Garros contra su expectativa. Aquí Rafael Nadal Parera solo puede ser más grande que él mismo. Aunque como ha dicho tras el encuentro, “es la final en la que más he sufrido de todas aquí, hubo momentos en los que me sentí muy vacío. Pero luchando, las soluciones llegan. La ilusión, la motivación, las ganas de ganar me han mantenido en la pista con la mentalidad de querer aguantar, de saber sufrir y suplir los momentos malos físicos con tiros tenísticos de muy alto nivel”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Domingo, 15 de junio de 2014 a las 13:24
Clara
el personaje me encanta. ayer lo echaron en "informe semanal" de la 1 pero a mi entender no saben reflejar la importancia del personaje. me gusta el articulo de ustedes que saben "ver" la importancia histórica del personaje. mis felicitaciones, yo tambien soy nadalista.
Fecha: Martes, 10 de junio de 2014 a las 10:47
Felipe
soy nadalista desde los primeros tiempos de este deportista impresionante estoy de acuerdo con todo lo que se dice en este articulo y ademas felicito al autor por la emocion que pone en su articulo y por describir bien la importancia del personaje dejando al mismo tiempo bien a sus rivales.
Fecha: Lunes, 9 de junio de 2014 a las 21:29
Antonio
ole por Nadal ojala nuestros politicos fuesen la cuarta parte de buenos y honrrados que el
Fecha: Lunes, 9 de junio de 2014 a las 18:17
mamen
Comparto con el escritor sus bellas palabras sobre un gran deportista para mi el mejor de todos

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress