Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 15 de marzo de 2013

Medios de comunicación pinteños (I)

Guardar en Mis Noticias.

Los medios de comunicación son una herramienta básica e imprescindible para la elaboración de una historia cabal de una colectividad. Sin embargo, son muy escasos los medios existentes en Pinto antes de la instauración de la democracia. De hecho cuando apareció Zigzag en 1990, Pinto aún era un erial desde el punto de vista informativo.

[Img #5583]

En esta sección de “Pinto y su historia” dedicaremos tres artículos a la particular historia de los medios de comunicación. Este primero, que abarca hasta 1990, se basa en los trabajos publicados en la revista Zigzag entre septiembre de 1991 y noviembre de 1992, por dos pioneros del periodismo local que trabajaron en Zigzag, Valentín Bustos (Pinto, 1966) y Sonia Coronel (Pinto, 1969), licenciados en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense. Luego, en 1992 Sonia entró a formar parte del grupo de comunicación GyJ España, ejerciendo diversos cargos en la revista “Mia”, de la que actualmente es la responsable de su edición digital. Por su parte, Valentín tras trabajar en numerosos medios de comunicación, desde hace 12 años forma parte de la prestigiosa revista de economía, “Capital”.
 
Pioneros

La primera publicación de la que se tiene constancia fue Claridades, en 1870. Aunque sus redactores y periodistas no vivían en Pinto, su contenido era puramente local hasta su desaparición 20 años después.

De 1920 a 1924 se publicaría semanalmente Entre Pinto y Valdemoro, que dejaría de editarse tras un incendio en 1936. El siguiente medio del que se tiene conocimiento es El Punto de Pinto, de contenido crítico y satírico, que comenzó a editarse en los oscuros años de la postguerra. El objeto de sus ataques eran animales imaginarios que representaban el poder político.

A principios de los años 60 apareció al precio de 3 pesetas El Pregón, que se vendía a la salida de misa. El periódico se creó por iniciativa de seis amigos, de entre 17 y 18 años, uno de ellos era el luego importante empresario Francisco Castro. Distribuía entre 200 y 300 ejemplares.

Ya en los años setenta, hacia el fin del franquismo, se crearía En Marcha, de ideología izquierdista y confección casi artesanal, que constaba de 24 páginas de tamaño folio.

Llegada de la democracia


Con la democracia municipal, nacieron más publicaciones, en general efímeras e impulsadas por los partidos políticos y, por tanto, propagandísticas.

En 1980 la Concejalía de Cultura edita Andares, dirigido por el concejal del PCE, Juan Bautista Bustos. Con fondos municipales, la revista se repartía gratuitamente y tuvo una buena acogida.

El Centro Municipal de Cultura también publicaría su propia revista en 1982, Egido, que estaba dirigida por Enrique Pampim. Tenía una periodicidad mensual, aunque contaba con tan sólo 8 páginas, y tenía al frente de la dirección al exalcalde Carlos Penit.

Los alumnos del Aula Giner de los Ríos, Instituto de Bachillerato y Escuela de Adultos, crearon un año después Agora, una revista de 24 páginas dirigida casi en exclusiva al mundo de la enseñanza.

[Img #5582]En 1987 aparece La Fuente del Ejido, coincidiendo con el centenario del monumento con el mismo nombre. Se trataba de un boletín informativo trimestral del centro de mayores, en el que su principal colaborador era Gonzalo Arteaga. Su temática versaba sobre cultura, actividades de los mayores y asuntos sociales. Distribuía 300 ejemplares en fotocopias, que suponían un coste declarado de 35.000 pesetas (210 €), sufragado por el Inserso.

Las tensiones en IU, partido en el poder, llevaron a la ruptura de este partido en Pinto y a la denuncia judicial contra el alcalde Carlos Penit por parte de los disidentes, denuncia que acabaría en condena firme por prevaricación del alcalde Penit, del concejal de urbanismo González Ontaneda y del secretario del Ayuntamiento Salvador Rocha. Los disidentes crearon en 1988 El Pájaro Pinto, del que editaron 15 números. Esta revista política, que era muy crítica con el gobierno de Penit, fue perseguida por lo que sus promotores la cambiaron en noviembre de 1989 por El Pollo Botines, que se editó unos meses con los mismos planteamientos que su antecesora. Ambas eran gratuitas, de tirada irregular y se entregaban en mano.

En 1989 apareció el periódico independiente Pinto, un intento fallido preconcebido como un gran proyecto que tan sólo dio a luz un número. Su promotor era el bibliotecario municipal Ramiro Ramírez y la sección de deportes estaba dirigida por J.J. López Cuchillo.

*Raúl Martos, licenciado en Periodismo, realiza actualmente investigaciones sobre la historia de Pinto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress