Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 9 de enero de 2019

Verlas venir | Mamadou nos representa

Guardar en Mis Noticias.

[Img #21028]Yo también me he sentido emocionado por la lección que el inmigrante senegalés Serigne Mamadou ha dado a Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, en un mensaje publicado en redes sociales.

Mamadou se levanta muy temprano para ir a trabajar en el campo de un pueblo sevillano para que su familia “pueda comer en África”. Así lo explica él a través de la cámara de su móvil en un vídeo que ha difundido en Facebook, logrando convertirse en poco tiempo en un fenómeno viral con cerca de dos millones de visitas.

Trabajar para dar de comer a nuestras familias. Eso es lo que hacemos nosotros, los inmigrantes”, le dice Mamadou a Vox ante la exigencia de este partido de expulsar a 52.000 inmigrantes de Andalucía y suprimir todo tipo de ayudas a estas personas.

"No venimos aquí para robar, ni para vender droga, ni para hacer nada malo a nadie". Mamadou le enseña a Abascal que empieza a primera hora de la mañana a trabajar en el campo, cuando todavía está helado, y que si de verdad quiere mejorar España, empiece por hablar con los bancos -a los que acusa de ser los principales culpables de los problemas de España- y parar los desahucios que están dejando sin casa a tantas personas “honradas y trabajadoras”.

El inmigrante le pregunta a Abascal, “¿dónde estás tú ahora mismo? Españoles primero soy yo, porque estoy aquí en el campo dando caña. Usted es el último de los españoles, porque lo que hace es entrenar a los jóvenes para que sean racistas”.

En su sencillez, el vídeo-selfi de Mamadou desmonta en dos minutos la demagogia y falacias fascistoides que propone Vox.

Este Mamadou me recuerda por su apellido a aquel otro inmigrante ilegal, el maliense Mamoudou, el 'spiderman' convertido en héroe por los franceses por haber salvado épicamente a un bebé. Ese Mamoudou, al que se le concedió la nacionalidad francesa, pasó de esconderse de la policía parisina a ser recibido en el palacio del Elíseo por el presidente Emmanuel Macron y respetado y alabado por todos.

Aquel Mamoudou de tierras francesas como el Mamadou trabajador del campo sevillano son una imagen más fiel de la inmigración que la que escupen los discursos xenófobos y fanáticos de los profetas de Vox.

Pero ¿solo un acto de heroísmo o un vídeo oportuno pueden transformar a estas personas en sujetos humanos legalmente aceptados en Europa? Contra la manipulación política de Vox o de LePen, lo cierto es que la inmensa mayoría de inmigrantes aportan riqueza y para nada ponen en peligro nuestro modo de vida, como así sucedió con millones de españoles que emigraron el siglo pasado a América y Europa.

Por otro lado, la fuerte presión migratoria actual se debe a las crecientes desigualdades económicas, por lo que una de las soluciones es que España y Europa ayuden realmente al impulso económico de los países de procedencia, en especial los de África subsahariana | Agustín Alfaya.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress