Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Agustín Alfaya
Lunes, 17 de diciembre de 2018

Sin medias tintas | Sostenella y no enmendalla

Guardar en Mis Noticias.

[Img #20849]No todo es irreparable. Sobre ello se asienta el envite moral de un hombre, de una mujer. Y su grandeza. Y su miseria. Porque no es fácil decir en qué recodos de nuestras vidas nos equivocamos. No siento antipatía alguna por el concejal Daniel Santacruz. Al contrario. Y aunque yo no le voté, al cabo es mi/nuestro representante: lo son todos los concejales de la Corporación municipal. Pero no tiene patente de corso. Ni potestad de escupir insultos y decir las sandeces que ha dirigido a Juana Valenciano, tan representante como él de la institución municipal. Ahí su mezquindad -la de Santacruz- sólo es vencida por su solemne simpleza. Y su ausencia de disculpas convierte aún en más vomitivo su error. Uno puede haberse equivocado gravemente en política. Si es así, explicita con claridad su error y abandona. Para siempre. No pasa nada: muchos lo han hecho antes. No arrepentirse de haber pastado en el fango y seguir viviendo del sueldo político, sella un vacío moral perfecto. El retrato miserable de la política local que nos ha dejado Santacruz ya lo hemos vivido en otras ocasiones, en otros tiempos y con otros actores. Sub sole nihil novi est (nada nuevo bajo el sol) | Agustín Alfaya.

Noticias relacionadas Artículos de opinión relacionados
Agustín Alfaya
Agustín Alfaya
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Jueves, 20 de diciembre de 2018 a las 14:25
Agustín Alfaya
Siempre hay esperanza. O debería haberla. Comparto contigo, V, tu descripción sórdida del escenario. Y lo que es peor: las piezas del escenario salen de la sociedad. Pero aún así quiero resistirme a la desesperanza. Aunque sepa o intuya que no tengo mucho argumentos. Saludos
Fecha: Martes, 18 de diciembre de 2018 a las 14:11
v
Totalmente de acuerdo Agustín, pero no deja de ser una pieza más de esta vil maquinaria, aquella que se dota de seres mediocres, ruines, egocéntricos y míserables. Viendo lo que deambula por el escenario, acaso hay esperanza?

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress