Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 26 de noviembre de 2018

Medias verdades y completas mentiras

Guardar en Mis Noticias.

Los repetidos anuncios del non nato apeadero de La Tenería, de la construcción de un hospital (luego rebajado a centro de especialidades médicas) o de la apertura al público de la emblemática Torre de Éboli son otra muestra más de esas medias verdades y grandes mentiras.

Sabido es que una media verdad es una completa mentira, o sea, una postverdad, eufemismo acuñado por cierta progresía pedante. Sabido es, también, que las medias verdades son el pan nuestro con el que nos bombardean cada día los políticos de derechas, de centro y de izquierdas. Los repetidos anuncios del non nato apeadero de La Tenería, de la construcción de un hospital (luego rebajado a centro de especialidades médicas) o de la apertura al público de la emblemática Torre de Éboli son otra muestra más de esas medias verdades y grandes mentiras.

Ahora el gobierno local vuelve a anunciar que la Torre de Éboli abrirá sus puertas al público “en la próxima primavera”. Hace más de un año ya había anunciado el alcalde que había firmado un convenio con el propietario del edificio, el aristocrático Álvaro Roca de Togores y Bustos, por el que ambos próceres habían fijado “el régimen de visitas, horarios, acondicionamiento y seguridad para este bien cultural”. Lo anunciaron de tal modo, que algunos medios de comunicación titularon “La Torre de Éboli ya tiene horario de visitas” y otros la postpusieron para la primavera de 2018.

Pero la realidad es que este monumento del siglo XIV, declarado Bien de Interés Cultural en el lejano 1949, ha sido desde siempre coto vedado para los pinteños, verdaderos titulares de su patrimonio, por decisión de sus nobles propietarios. Y eso que la declaración de Bien de Interés Cultural obliga por ley al aun propietario del edificio a “facilitar la visita pública”.

En los últimos 20 años distintos gobiernos pinteños anunciaron que tras negociaciones con la propiedad “muy pronto los vecinos y forasteros podrán visitar nuestro monumento más emblemático”. Así lo divulgaron los alcaldes Antonio Fernández (PSOE) en 1997 y en 2001 (este año se llegó a firmar un convenio con la propiedad que también establecía un régimen de visitas), Juan Tendero (PSOE), Miriam Rabaneda (PP), Juan José Martín Nieto (PSOE) y Rafael Sánchez (Ganemos). El resultado de todos ellos -y eso que tenían y tienen la ley de su parte- es de sobra conocido: cero patatero.

Hace dos años los cuatro partidos con representación en el Ayuntamiento (PP, Ganemos, PSOE y C’s) aprobaron una moción instando a la Comunidad de Madrid a que se aplique la ley y se obligue a la propiedad a establecer un régimen de visitas. Algo a lo que se comprometió el Ejecutivo regional, pero ya se ve que las cosas de palacio van despacio, como corresponde a la muy noble propiedad que por lo que se ve puede saltarse la ley un año tras otro.

Eso sí, hubo un tiempo en que los distinguidos señores accedieron a desprenderse de la propiedad del inmueble histórico. Fue en 2005, en pleno boom inmobiliario, cuando la concejala Patricia Fernández (PSOE) anunció que había llegado con los propietarios a un acuerdo de compra de la Torre por el módico precio de ¡¡¡22 millones de euros!!! Y es que la pela es la pela incluso para gente de tan alta alcurnia. Luego, la crisis del ladrillo echó por tierra tan generosa como pródiga oferta de compra.

Ante tanta tomadura de pelo se impone una solución que ya propusimos hace unos años: expropiación. Pero esto les ha parecido muy radical tanto a los gobernantes anteriores como a los actuales. Ahora vuelven a anunciar la "inminente apertura" de la Torre al público. Pero lo inminente, es decir, lo que está a punto de suceder, es otra media verdad y completa mentira dede nuevo nos intentan colar los vendedores de humo. Ya verán en qué se queda lo inminente de esta apertura que lleva décadas de retraso.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress