Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 3 de mayo de 2018
Pinto y su historia

De cuando quisieron destruir Pinto para construir Villaespacio

Guardar en Mis Noticias.

Pinto pudo haber sido un Móstoles, un Fuenlabrada o cualquiera de las ciudades dormitorio que crecieron exponencialmente en los alrededores de Madrid en los años 60, 70 y 80 del siglo pasado.

Fotografía aérea de Pinto en 1974, cubierta del programa de fiestas.Pinto pudo haber sido un Móstoles, un Fuenlabrada o cualquiera de las ciudades dormitorios que crecieron exponencialmente en los alrededores de Madrid en los años 60, 70 y 80 del siglo pasado. Lo cierto es que estuvo en un tris de ello, pues el jinete del apocalipsis urbanístico pasó por Pinto -al igual que por los otros municipios citados- en la década de los setenta del siglo pasado y planificó el exterminio, la inmolación y la destrucción de todas las señas de identidad de esta localidad.

El mortífero jinete, transmutado en promotora, no sólo logró el visto bueno de las autoridades franquistas para arrasar con el Pinto histórico, sino que también sumó el torpe entusiasmo de las autoridades locales. Obnubiladas éstas por el falso progreso que prometía el ladrillo, se creyeron las promesas de “futuro halagüeño” de los que pretendían consumar el pueblicidio. Sordos y ciegos ante otros desastres similares, con una cortedad de miras impropia de sus responsabilidades sociales e históricas, se sumaron al proyecto de hacer de Pinto una ciudad dormitorio más, sin identidad, sin servicios, sin estructura empresarial ni comercial, sin dotaciones… Una ciudad dormitorio que sólo ofrecía miles de viviendas baratas a decenas de miles de personas procedentes de la que pronto iba a ser la España vacía.

Porque a principios de los años setenta del siglo pasado, se planificó construir 25.000 viviendas en Pinto para llegar en pocos años a una población de 160.000 habitantes. El arquitecto municipal de aquellos años, José Buso, lo expresaba así en el programa de fiestas patronales de 1974: “Tenemos noticias de que la empresa que se presentó al Concurso de Urbanismo Concertado, y que prevé la construcción de una nueva ciudad al sur de Pinto, capaz para 100.000 habitantes (…) dependiendo administrativamente de nuestro Ayuntamiento, ha sido una de las seleccionadas por el Ministerio de la Vivienda, siendo ello el primer paso para su posible aceptación definitiva”.

Un año después, Buso vuelve a escribir en el programa de fiestas patronales de 1975: “La Ciudad Villaespacio -que así se denominaba a semejante disparate- será un hecho dentro de un plazo relativamente corto”. Según la previsión del arquitecto municipal, “la población de Pinto llegará a ser, dentro de unos años, una entidad urbanística de unos 160.000 habitantes”. Lo que para los responsables municipales era “un futuro halagüeño”.

Afortunadamente los promotores de Villaespacio desistieron de construir en Pinto esa ‘maravillosa’ ciudad que tan torpemente vendían las autoridades locales del momento y que pretendía ocupar 1.250 hectáreas, es decir, diez veces más que las dimensiones del Pinto de entonces (13.000 habitantes), que hubiese perdido su personalidad y su ser. Nunca antes ni después Pinto estuvo en tan inminente riesgo de extinción.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Jueves, 17 de mayo de 2018 a las 17:19
Caton
Con posterioridad, en la década de los 90, en Pinto resurgió la vorágine promotora. El proyecto de los 70 seria franquista. El de los 90 estuvo articulado por la izquierda progresista de Antonio Fernández (PSOE), enriqueciéndose sus amiguetes, desarrollándose Parque Europa y La Tenería I y II y truncándose aquella ciudad del motor que se pretendía ejecutar. Y por supuesto, cambiando el Pinto que siempre habíamos conocido y que gustaba por otro que no lo conocía ni la madre que lo parió
Fecha: Viernes, 4 de mayo de 2018 a las 18:38
Pedro
Terrorifico lo que pudo haber ocurrido, no tenia ni idea.

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress