Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José Carlos Timón
Miércoles, 28 de marzo de 2018
PINTO Y SU HISTORIA

El desarrollo industrial de Pinto

Guardar en Mis Noticias.

Hasta mediados del siglo XX, la actividad económica predominante en Pinto aún era la agrícola. Consecuentemente, la población apenas había crecido en medio siglo: 2.669 habitantes en el año 1900 y 3.463 en 1950. Sin embargo, en el paisaje urbano se podían observar elementos que indicaban lo que iba a ser el cambio y la industrialización que vendría con los polígonos de Las Arenas, La Estación, La Atalaya, Las Chimeneas, El Cascajal o los desarrollos del Área Empresarial de Andalucía y al oeste del municipio limitando con Fuenlabrada y Parla.

De los primeros pasos de la revolución industrial en Pinto, actualmente sólo perduran dos elementos identificativos: los edificios de la fábrica de chocolate y la estación de tren. Se podría añadir un edificio donde estuvo ubicada una central telefónica.
Ferrocarril

Sin ninguna duda, la creación de la segunda línea ferroviaria de la historia en España (Madrid-Aranjuez, 1851) supuso para Pinto un punto de inflexión. Esta línea de tren, con paradas en Villaverde, Getafe, Pinto, Valdemoro y Ciempozuelos, supuso la llegada de oportunidades para el municipio, como supo ver la familia Méric, que creó en las inmediaciones de la estación de Pinto su gran fábrica de chocolate. 

Con el crecimiento del ferrocarril, Pinto quedó dentro de la red operada por la compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante), pasando por nuestra localidad los trenes que unían Madrid con Alicante. Esta línea fue beneficiosa para la localidad, pero también supuso un golpe para el cultivo de viñedos que fueron sustituidos por otros de secano, ya que la producción de vino, dedicada al mercado de Madrid, se vio desplazada por los vinos procedentes de La Mancha, ahora más accesibles. 

En 1925 se construye la doble vía del tren y, con ello, una nueva estación de estilo neomudéjar, que es la que ha llegado hasta nuestros días, y que aún nos recuerda en su fachada, como también lo hace la de Atocha, que perteneció a la MZA, una de las más importantes empresas de ferrocarril, antes de la unificación de todas las líneas en Renfe.

[Img #19378]Fábrica de chocolate | La historia de la fábrica de chocolate ya se ha descrito en otros artículos de Zigzag (reportaje de Agustín Alfaya en el nº 301 y artículos de Mario Coronas en los nº 256 y 257). Resumimos: La familia Méric supo ver una oportunidad para trasladar su fábrica de chocolate ‘La Colonial’ de Madrid a Pinto en 1866, aprovechando la línea del ferrocarril para construir cerca de la estación los edificios que albergarían la maquinaria y almacenes de su fábrica, y de esta forma, convertirse en la primera fábrica de chocolate en España con una producción netamente industrial. 

Hoy podemos observar una de las chimeneas de la fábrica frente a la Torre de Éboli, construida en ladrillo, siendo una tipología muy característica de ese periodo, presente en muchas otras ciudades como recuerdo del inicio de la industrialización. 

También se ha conservado uno de los edificios del complejo fabril, que actualmente es un edificio municipal rodeado de viviendas (calle Mancio Serra Leguizamón) en gran parte de lo que antes ocupaba todo el espacio del complejo fabril. La creación de la fábrica, además de oportunidades laborales para los habitantes, supuso la llegada de electricidad, red de saneamiento y otros avances técnicos de la época que modernizaron la población.

Otras industrias | En la segunda mitad del siglo XIX también se crearon otras pequeñas fábricas o actividades industriales ligadas al campo, como conserveras, elaboración de alcoholes, fábrica de harinas, etc. 

En los años 20 del s. XX, los hermanos Infante crean la fábrica de mosaicos del Egido, de la que no queda nada, y en la década siguiente, se crea la fábrica de pistones de ADASA, que estuvo en funcionamiento durante más de 30 años hasta su cierre en la década de los 60. 

Es en los años sesenta del s. XX cuando se acelera el proceso industrial de Pinto. En esa década surgen industrias de diversa índole: alimentarias, un laboratorio de productos veterinarios y fábricas dedicas a material industrial. 

También en esa década, la Compañía Telefónica Nacional de España instaló en Pinto la mesa de pruebas de teléfonos interurbanos en el edificio que actualmente está abandonado en los terrenos de Telefónica y que es visible junto a la A4 sentido Andalucía. 

En los años siguientes comienzan a surgir los polígonos industriales que citamos al principio de este artículo y que convirtieron a Pinto en uno de los municipios industriales del cinturón sur de Madrid.  
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress