Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Antonio Fernández (alcalde de Pinto 1995 - 2005)
Lunes, 5 de marzo de 2018

La peineta de Rafael Sánchez

Guardar en Mis Noticias.

Si hacer una peineta a cualquiera es un claro síntoma de muy mala educación, la realizada por el máximo representante de un municipio a un grupo de vecinos es mucho más reprobable y, además, conlleva responsabilidades políticas.

No hace muchos días, en el campo de fútbol del Atlético de Pinto, D. Rafael Sánchez, alcalde del excelentísimo Ayuntamiento, hizo una peineta a un grupo de vecinos que lo increparon, no sé si con razón o sin ella, me da igual, eso va en el sueldo y nos ha pasado a todos los que hemos tenido responsabilidades políticas, pero la reacción vejatoria del alcalde hacia sus vecinos es totalmente improcedente y merece reprobación. La llamada nueva política, en la que se ha integrado el señor Sánchez, pero que es más vieja que yo, se caracteriza por la intolerancia y el desprecio a los que no piensan como ellos. Lo vemos todos los días en todos los ámbitos.

Responsables políticos que dicen y hacen verdaderas barbaridades y todo se les tolera, porque además si no lo haces les da igual, su falta de dignidad y la mucha soberbia les lleva a no hacer ni caso, salvo a los suyos que le dan palmaditas en la espalda y le dicen: qué bien lo has hecho, bravo por ti campeón.

¿Alguien imagina lo que estaría diciendo este señor si la peineta proviniera de cualquier concejal que no fuera de su grupo?

Moción de reprobación al Pleno, peticiones de dimisión, notas de prensa etc., etc.

Pero en su hipocresía y estulticia, el señor Sánchez llega a presentarse incluso como víctima: ¡Qué desagradecida es la gente que le increpa, con lo que él se sacrifica por ellos y el bien que hace al municipio…!

Mire D. Rafael, si tuviera un mínimo de vergüenza torera -bueno, torera ya sabemos que no, pues de la otra- se debería marchar en silencio a su casa y dejar que la gente opine libremente, dejarles vivir en paz y no generar conflictos innecesarios.

Si no tiene proyecto, no hay ideas, su opinión de hoy no vale mañana, sus principios son variables, no existe modelo de ciudad y además no tiene vergüenza, VÁYASE Y SI NO ÉCHENLO, PINTO MERECE MÁS.

Antonio Fernández González fue alcalde de Pinto de 1995 a 2005 y secretario general del PSOE Pinto de 1989 a 1999 y de 2004 a 2007.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 22 de marzo de 2018 a las 12:37
miguel
Para peineta la que hiciste tu a toda la población de Pinto.
Fecha: Lunes, 5 de marzo de 2018 a las 14:29
Paco
Tras el término del partido, y tras la paciente espera, se le explicó que aquella no era la actitud propia de un primer edil, que no tenía vergüenza por el gesto que había exhibido, que no merecería ser alcalde de Pinto, que no era digno de representar a la ciudadanía. Reitero, si eso es insultar, pido disculpas.
Hablamos a continuación con Rosa y Óscar Garvin, y con cuanto pudo ver aquel gesto, no salían del asombro.
Acto seguido, al parecer, se refugió en la red como acostumbra a hacer y envolverse en el victimismo, probablemente, para tratar de amortiguar la que tiene encima, pues ha sido una dura la semana, y las que quedan. Mezcló cáncer con cruzada, Pintogym con insultos, un puñetero disparate. En una cosa sí le daré la razón, y él lo sabe bien, yo también soy humano, y tengo sentimientos, y no soy un tío precisamente frío, por eso el cuerpo me pedía una cosa muy distinta a la que hice. Si me hubiera dejado llevar por los sentimientos el final hubiera sido muy diferente.
Lo más doloroso de esta situación es que, entre todos los niños asistentes, estaba mi hijo de ocho años.
Pedimos a los jovenes prudencia y civismo, pero qué podemos esperar viendo a los que nos gobiernan...
Fecha: Lunes, 5 de marzo de 2018 a las 14:19
Paco
Solíamos hacer bromas en la comisión de deportes de Ganemos acerca de estos sucesos. Expresiones tales como Padilla suelta la gallina, Salomón págame el IBI...eran frecuentes para quienes visitaban el palco del estadio en condición de políticos, la gente sin esa condición se sienta en la grada, como el resto del pueblo. Rafa, Dani, Cristina, y muchos miembros de Ganemos, eran conocedores de estos hechos y se hacían bromas al respecto. No creo que se llegara a ofender en ningún momento, al igual que aquel domingo, si fue así, pido disculpas porque no me gusta hacer daño a nadie ni que nadie sufra.
En contra de la politización de los estadios y los clubes, estos miembros eran partícipes de nuestra idea y, de hecho, se pidió la supresión del punto de preferencia en el palco a las autoridad políticas, lo que habíamos criticado de otros. Se pidió jocosamente que se diera subvención, sabíamos lo que ello iba a suscitar, y cuando subía el alcalde tras el descanso, de la sala vip del estado, se le dijo..."ya has merendando gracias al pinto". Delante de autoridades, niños, y respetable, brazo en alto y en do sostenido, despego su dedo corazón del resto de los demás

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress