Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esther A. Muñoz
Miércoles, 28 de febrero de 2018
REPORTAJE

Toros de fuego: tradición y cultura de Ciempozuelos

Guardar en Mis Noticias.

Los toros de fuego de Ciempozuelos nacen al mismo tiempo que la democracia municipal. Tras el franquismo, en 1979 se celebran las primeras elecciones municipales en España y, desde ese año, la primera Corporación salida de unas elecciones libres decide implantar en Ciempozuelos una suelta de toros de fuego durante las fiestas patronales en honor a la Virgen del Consuelo que tienen lugar durante el mes de septiembre.

toros de fuego ciempozuelos

Una iniciativa del concejal Bernardo Arévalo, que los sucesivos gobiernos democráticos han mantenido, consiguiendo que la suelta de toros de fuego se convierta en uno de los elementos de manifestación cultural y peculiar de Ciempozuelos. 

Por ello, la Corporación municipal aprobó en el Pleno de enero una moción para “promocionar, defender y poner en valor” esta tradición que cada año aumenta en participación.

Ahora Ciempozuelos, PSOE, PP, CPCI y PIC instaron a la Comunidad de Madrid “a reconocer los toros de fuego como una manifestación festiva de carácter tradicional y cultural en el municipio” y a poner “todos los medios posibles para que se sigan celebrando”. Actualmente en la Comunidad de Madrid existe un vacío legal en lo referente al uso de sistemas de pirotecnia durante eventos culturales o religiosos, debiendo el gobierno regional desarrollar su propia normativa respecto al uso de estos elementos, como ya han hecho otras comunidades (ver cuadro). 

El Pleno también aprobó que el Ayuntamiento promocione y ponga en valor los toros de fuego “como seña de identidad de la localidad”.

toros de fuego ciempozuelosNace la tradición | Hace 39 años, en las primeras fiestas patronales organizadas por la democracia municipal -el Partido Comunista de España (PCE) había ganado las elecciones en Ciempozuelos y, por tanto, gobernaba-, el concejal de Festejos Bernardo Arévalo Gálvez organizó los primeros toros de fuego de la historia de Ciempozuelos. Tras varios viajes al municipio valenciano El Verger, el “Bena”, como era conocido el concejal y vecino de Ciempozuelos, decidió importar una nueva tradición a su pueblo.

Al final del verano, Bena organizó una capea con vaquilla para los quintos (jóvenes que al cumplir la mayoría de edad tenían que cumplir el ‘servicio militar’). Bena también arregló una jornada de práctica en la plaza de toros unos días antes de la capea, “para evitar que los jóvenes hicieran el ridículo el día de la capea”, recuerdan en Ciempozuelos. Sin embargo, el plan del Bena era otro.

Cuando la puerta de chiquero se abrió, de su interior no salió una vaquilla, sino un hombre enfundado en un mono azul, con un cartón en la cabeza y una tabla de madera que desprendía fuegos y luces, al que, como si de una vaquilla se tratase, los jóvenes tuvieron que torear. Cuando terminó  la novedosa “capea”, Bena se dirigió al alcalde, allí presente: “Esto lo vamos a sacar en la plaza del pueblo durante las fiestas”, le avisó. A lo que el primer edil contestó: “No jodas Bena, nos echan del Ayuntamiento”.  

Los primeros toros de fuego |Bena cumplió su palabra. Los primeros toros de fuego no se anunciaron en el programa de fiestas, pero se organizaron de forma espontánea, gracias a su empeño. 

Fueron acogidos con asombro, alboroto, carreras y alguna que otra quemadura por los vecinos. La misma noche que se estrenaron actuó en Ciempozuelos Rosendo con su grupo “Leño”, quien, según cuentan vecinos, fue quemado por uno de los rastreros del toro y reaccionó diciendo “esto sólo se ve en Valencia y Ciempozuelos”. 
Desde entonces los toros de fuego no han faltado en ninguna de las fiestas patronales de Ciempozuelos, haciendo disfrutar a miles de personas y convirtiéndose en una tradición más para sus vecinos. Una seña de identidad local que ha sido posible gracias al trabajo de Bena, concejal hasta 1984 y fallecido en 2016.  
Evolución | Las pirotecnias de los toros de fuego han ido avanzando año a año. “La pirotecnia puede ser más o menos peligrosa o visual”, explica el ex concejal de Festejos e impulsor de los toros de fuego infantiles en 2009, Rafael Marín.

Bernardo Arévalo Bena“En Ciempozuelos siempre nos ha gustado que quemen, para que torearlos tenga un aliciente de peligrosidad”, explica Marín. Otra característica de los toros de fuego de Ciempozuelos es que se realizan al aire libre, mientras que en otros municipios lo hacen en recintos cerrados. “Recuerdo que alguna orquesta Valenciana cuando veía nuestros toros de fuego me decía que estaba loco. Yo les respondía que este era el pueblo ideal para estar loco”.
La suelta de toros de fuego se realiza una vez terminados los conciertos en la Plaza del Ayuntamiento, cercanas las cuatro de la mañana. Se queman seis toros al día, aunque el consistorio siempre ha contado con toros de más para poder explotar los fines de semana o por si alguno fallara. La tradición, según cuenta Marín, “es empalmar los toros de fuego con los encierros de los toros de verdad”.

Los seis jóvenes que dirigen los esqueletos son casi siempre fijos. “Lo han visto desde siempre, posiblemente sus padres ya acudían a la fiesta y les hace ilusión formar parte de ello”, explica Marín. 

[Img #19194]Cada toro de fuego tiene un coste de unos 200 euros, dependiendo del armazón de pólvora con el que se cargue, y salen desde las instalaciones de la Policía Local, donde se custodian durante 24 horas.

“Me parece muy bonito que se haya creado una tradición nueva en Ciempozuelos, que a todo el mundo le gusta, que han mantenido todos los gobiernos y por la que se recuerda a una persona, político además, de nuestro pueblo, evitando el frecuente olvido de la memoria política”, dice Marín (PP) en referencia a Bena (PCE). “Mi perfil es taurino, pero reconozco que los toros de fuego son una tradición más de nuestro pueblo. Las tradiciones hay que conservarlas, le guste a un concejal o no”.

[Img #19192]Un lugar destacado | El Ayuntamiento ya está trabajando para que los toros de fuego tengan una importancia especial en las próximas fiestas patronales. “Queremos que tanto en la programación como en la cartelería los toros de fuego sean protagonistas”. 

El consistorio también realizará homenajes a los personajes claves de la fiesta, como “Bena” o “el Carpa”, uno de los voluntarios más volcados con los toros, fallecido hace años debido a un accidente de tráfico. “Para mí son personas claves en la historia de los toros de fuego en Ciempozuelos el grupo de voluntarios que todos los años, durante las cinco noches de las Fiestas, están puntalmente en la puerta del Ayuntamiento organizándose para que no falten los toros ni una noche”, explica el actual concejal de Festejos, Rubén Iglesias (Ahora Ciempozuelos). 

“Creemos que la fiesta de los toros de fuego sigue siendo desconocida para mucha gente que nos visita en fiestas y queremos que se visibilice, ponerla en el mapa”, concluye Iglesias.
 


Sin legislación en Madrid

El Ayuntamiento de Ciempozuelos ha instado a la Comunidad de Madrid a desarrollar la Instrucción Técnica que ampare los toros de fuego de Ciempozuelos

La entrada en vigor de la Directiva Europea 2013/29/UE y posteriormente el Real Decreto 989/2015 hace que las comunidades autónomas tengan que desarrollar su propia normativa para que, entre otros casos, no se ponga en riesgo la celebración de fiestas religiosas, tradicionales o culturales que usen pólvora y fuego como elementos principales. Con este fin el RD mencionado establece cuales son los pasos que las comunidades autónomas tienen que dar para protegerlas.

Castilla-La Mancha y Valencia ya han legislado en este sentido, dando amparo y protección a sus manifestaciones festivas pirotécnicas. Pero no la Comunidad de Madrid, por lo que aquí hay un vacío legal.

La ITC 18 establece una serie de pasos a seguir para la autorización de estos festejos en los que los artículos pirotécnicos no pueden disponer de marcado CE. En su apartado 2 recoge que  “el reconocimiento de una manifestación festiva de carácter religioso, cultural o tradicional, a nivel local o autonómico, se efectuará por la administración autonómica correspondiente, de oficio o a instancia de los ayuntamientos mediante una disposición que deberá publicarse en el Diario oficial correspondiente” y en su apartado 4 dice “la comunidad autónoma (…) organizará la impartición de la formación correspondiente a las personas integrantes de las entidades participantes en cada tipo de manifestación festiva”.

“En ningún caso la fiesta de los toros de fuego está en peligro”, explica el concejal de Festejos, Rubén Iglesias. “Es necesario que la Comunidad de Madrid desarrolle esta normativa y se ponga al día como el resto de comunidades autónomas con las que compartimos estas tradiciones de pólvora y fuego. Mientras nuestra comunidad no despliegue esta normativa, nosotros vamos a hacer todo lo que el desarrollo de la ley nos obligaría hacer; los responsables de sacar los toros harán el curso que les habilita como consumidores responsables de artículos pirotécnicos y por parte de la Policía Local se elaborará un plan de seguridad”.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress