C. MADRID
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 17 de noviembre de 2017

Cómo vencer el miedo escénico a la hora de hacer una presentación

Guardar en Mis Noticias.

Para la mayoría, hablar en público supone un reto, y es que el miedo escénico puede llegar a hacer que una presentación prometedora se quede en el camino.

Cómo vencer el miedo escénico a la hora de hacer una presentación.A la hora de realizar una presentación, muchas veces aparece el miedo escénico, el cual hace que no consigamos el buen resultado que esperábamos. Por esa razón es importante que nos preparemos previamente, y para ello hay algunas tácticas con las que podremos conseguir nuestro objetivo.

Para la mayoría, hablar en público supone un reto, y es que el miedo escénico puede llegar a hacer que una presentación prometedora se quede en el camino. Por esa razón es importante que nos preparamos concienzudamente antes de ponernos frente al público, y es que a través de una serie de técnicas que os vamos a enseñar, veréis que todo es mucho más fácil de lo que parece.

Qué es el miedo escénico y cómo nos afecta

El miedo escénico es un miedo o incluso pánico que se produce en el momento en el que tenemos que mantener una comunicación o realizar una exposición a varias personas a la vez. Esto se puede traducir en desde exposiciones que tengamos que realizar en la Universidad hasta plantear alternativas en el campo laboral, o incluso participar en una obra de teatro o concierto.

Cada persona es un mundo, eso está claro, pero todos tenemos en común el hecho de que no nacemos sabiendo cómo hablar en publico, y pese a que, en mayor o menor grado, dependiendo de nuestra personalidad y forma de ser podamos tener más sencillo el superar este miedo escénico, en general siempre nos vamos a encontrar un montón de síntomas que serán los que dificultarán llevar a cabo el proceso con un buen resultado.

En definitiva, independientemente de las razones por las que tengamos que hablar en público, lo mejor que debemos hacer es identificar nuestros miedos y sobre todo saber que en la actualidad tenemos muchas posibilidades a la hora de contratar un curso presencial a través del cual aprender a hablar en público, aprendiendo de esta forma mejorar nuestra técnica y, sobre todo, atacando el problema del miedo escénico.

No debemos olvidar que precisamente cada vez son más los profesionales y empresas que contratan este tipo de cursos, ya que los resultados son asombrosos puesto que en menos tiempo del que podamos imaginar podemos conseguir una oratoria empresarial o de cualquier ámbito que necesitemos mucho mejor adaptada, y garantizando unos resultados muy por encima de los que estábamos acostumbrados.

Algunos síntomas del miedo escénico

En este sentido hay que tener en cuenta algunos de los síntomas que padecemos en el momento en el que tenemos que realizar una exposición o una charla y nos acude el miedo escénico.

Son tantos los síntomas del miedo escénico que es difícil establecer un patrón general para todas las personas, pero en este sentido hay algunos elementos a nivel fisiológico que se deben tener en cuenta como el hecho de que empezamos a sudar más de lo normal, incluso aunque no estemos a una temperatura alta. También es habitual que aumente nuestro ritmo cardíaco e incluso nos puede llegar a doler el estómago o a sentir una mala sensación en la zona.

En determinadas personas también es habitual que aparezcan las ganas de orinar, e incluso se produzca un fuerte dolor de cabeza. En común en la mayor parte de casos tenemos el hecho de que la boca se seca por lo que también nos cuesta más hablar, y esto alimenta todavía más ese miedo escénico.

Hay otros síntomas como la dilatación de las pupilas, ponernos rojos, notar que la laringe se cierra, sentir náuseas, escalofríos, inquietud, y en algunos casos incluso se puede llegar a la ansiedad.

En cuanto a nuestra conducta, generalmente tendremos la necesidad de escapar de esa situación, es decir, evitar realizar la exposición o que acabe lo antes posible, lo cual muchas veces hace que intentemos hablar muy rápido para terminar pronto y esto nos lleve a tartamudear o a atropellarlos con las palabras.

También es posible que acabemos hablando demasiado flojo como si eso nos fuese a evitar enfrentarnos a la realidad, a la vez que muchas personas pueden incluso recurrir al consumo de estimulantes o calmantes en función de su forma de ser.

Es habitual que, cuando aparece el miedo escénico, automáticamente tengamos la sensación de que va a salir todo fatal, lo cual hace que nuestra concentración se rompa, empiece a aparecer la confusión mental e incluso que nos exijamos más de la cuenta porque pensemos que realmente el proceso está yendo cuesta abajo.

Muchas veces, este miedo a fracasar, hacerlo mal e incluso a quedar en ridículo hace que cada pequeño error que cometamos lo engrandezcamos, de manera que nos encontramos en una espiral que, sin ser real, hace que al final nosotros mismos seamos los que boicoteamos nuestra propia charla o exposición.

Todo esto se puede evitar con un poco de práctica y sobre todo con el aprendizaje de una serie de técnicas muy sencillas, las cuales también incluyen el mejorar nuestras capacidades naturales y lograr de esta forma ir con una mayor seguridad y firmeza que nos permitirá estar concentrados y a la altura de la situación.

Es el momento de realizar un curso con el que superar el miedo escénico

Pero en definitiva no sólo nos tenemos que preocupar por el miedo escénico, sino que también tenemos que prepararnos adecuadamente para poder exponer algo a un público amplio con la mayor seguridad posible, y en ese sentido la oratoria va a ser uno de los aspectos que más vamos a tener que trabajar.

Muchas veces el miedo escénico aparece por la falta de costumbre y por la inseguridad al pensar que no tenemos todo suficientemente preparado. De esa manera, cuanto más confiemos en nosotros mismos, mejores resultados tendremos y, por consiguiente, conseguiremos que el miedo escénico desaparezca.

Ya sabéis que, para conseguir todo esto es importante realizar un Curso presencial de hablar en público que básicamente nos va a ayudar, por una parte a evitar ese miedo escénico y a entender mejor nuestro papel en esa circunstancia, y por otra también mejoraremos nuestras capacidades a la hora de realizar una exposición, de manera que podemos observar que, con un simple curso, no sólo vamos a perder los miedos sino que también vamos a mejorar la calidad de cualquier tipo de charla o exposición.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress