Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esther A. Muñoz
Viernes, 20 de octubre de 2017
PINTEÑOS CON MAYÚSCULAS

José María Velasco, presidente de Cruz Roja Pinto, deja su cargo tras 14 años

Guardar en Mis Noticias.

Velasco tuvo claro que debía decir adiós a la presidencia el día de la adjudicación del proyecto de construcción del edificio que Cruz Roja tendrá en Pinto, su “último gran reto”.

[Img #18324]

El 10 de octubre de 2017 fue el primer día del resto de su vida para Jose María Velasco.  A pocos días de cumplir los 61 años, cerraba dos de sus capítulos más importantes: su empleo como funcionario de prisiones desde los 22 años y sus 14 años como Presidente de Cruz Roja Pinto. Por delante y para seguir sumando, sus veintiuno como voluntario.

“Estoy un poco como: Buah, se acabó”, resume sus pensamientos José María. “Estoy muy cansado”, explica como motivo de su renuncia a la presidencia de Cruz Roja. Velasco tuvo claro que debía decir adiós al cargo que ocupó durante más de una década el día de la adjudicación del proyecto de construcción del edificio que Cruz Roja tendrá en Pinto, su “último gran reto”. “Ese día mi semáforo se puso en ámbar”, cuenta.

“Un tercio de mi vida es Cruz Roja, quiero a esta organización y cuando pase tiempo volveré a meterme en algún tinglado”, avisa José María, que continúa como vocal de la agrupación y socio.

[Img #18320]Por el pesado de Cecilio | “Yo soy Cruz Roja, no me engrandece lo que haya podido hacer como individuo, sino lo que he hecho en nombre de Cruz Roja”, dice un emotivo José María. Fue en octubre de 1996, hace ahora 21 años, cuando José María entró a formar parte del tercio de su vida. “Tenía un vecino muy pesado, Cecilio, conductor de ambulancia en la organización”, recuerda, “siempre que me veía por la puerta me decía: vente para acá José María y ayúdanos”.

Entonces Velasco acababa de terminar sus estudios de Gestión y Administración Pública y “por pesadez” se acercó a hablar con Mariano, anterior presidente de Cruz Roja Pinto. “Me contó los problemas organizativos que tenían y terminé quedando en pasarme un par de horas a la semana”, narra José María. Al año siguiente ya era vicepresidente y en 2003 renunció definitivamente a tener tardes ociosas, convirtiéndose en Presidente de Cruz Roja Pinto.

“Es increíble, toda esta experiencia maravillosa que me ha ocurrido ha sido por el pesado de Cecilio”, comenta José María, recordando a su fallecido amigo.

Pero además, el pinteño cierra también este mes otra fase de su vida, su empleo como funcionario de prisiones. José María comenzó a trabajar en 1980 en Figueras (Ocaña), pasando por el Hospital de Carabanchel y finalizando su vida activa en la cárcel de Valdemoro, donde le han concedido la prejubilación. “Mi mujer está contenta porque por fin pasaré tiempo en casa”, cuenta con sorna José María, “a ver cuánto le dura”.

[Img #18322]Una vida | No ha sido fácil para Cruz Roja Pinto encontrar su espacio. Primero fue el Centro Cívico, en barrio El Prado, de allí pasaron a un local en la Plaza del Ayuntamiento, donde rápidamente una plaga de termitas se encargó de echarles. También fueron expulsados de su siguiente emplazamiento, unas “terribles” instalaciones en la Casa de la Cultura, esta vez el techo se les venía encima. “Estábamos reunidos, nuestro local estaba pared con pared con la iglesia San José. De repente entró alguien y empezó a decirnos que saliéramos corriendo de allí, el edificio podía venirse abajo”, recuerda José María. Tras un breve periodo donde se vieron “en la calle”, Cruz Roja fue reubicada en su actual sede, el Centro García Lorca. José María tuvo más claro que nunca que necesitaban conseguir algo para siempre. Finalmente, en 2019 el edificio de Cruz Roja será una realidad.

Entre mudanza y mudanza, Cruz Roja Pinto ha pasado de abarcar sólo el término municipal y desarrollar tres proyectos anuales a estar a cargo de más de 280.000 personas entre Pinto, Parla, San Martín de la Vega y Ciempozuelos, con decenas de planes de integración, atención a mujeres, personas mayores, teleasistencia, lucha contra la pobreza y la exclusión social, inserción laboral, fomento de la participación juvenil, promoción del éxito escolar, medioambiente, salud y ayuda humanitaria. De unas decenas de cooperantes a 200 voluntarios que trabajan día a día en la agrupación y más de 5.000 socios.

Además de sumar gente, el paso del tiempo también ha transformado a la organización: “Cuando cogí la presidencia la propia institución se dio cuenta que debíamos avanzar hacia la atención social que era donde realmente nos necesitaban los ciudadanos”. Cruz Roja España fue evolucionando hacia la atención primaria y la asamblea de Pinto le acompañó en ese camino, poquito a poco.

Años muy intensos de lucha constante con un principio inmutable: estar más cerca de las personas. “La cercanía con la gente es lo más importante”, explica José María, agradeciendo la colaboración de instituciones, ciudadanos, medios de comunicación y el resto de organizaciones del municipio durante estos años y  haberse encontrado siempre “con las puertas abiertas”.

“Lo que he vivido jamás hubiera sido posible sin mis voluntarios, mis técnicos y la entrega que ha tenido siempre a mí muchísima gente buena”, otorga halagador José María. “La gente es impresionante y la valoración que hacen de Cruz Roja la llevo conmigo, una sensación de bienestar y agradecimiento”, explica el ex presidente, “esto es también lo que mueve al voluntariado, saber que lo que se está haciendo es útil y que los ciudadanos te lo agradecen y yo, como voluntario, también participo de esa sensación”.

[Img #18321]Siempre habrá Cruz Roja | “Siempre vamos a estar interviniendo porque siempre van a haber problemas, la necesidad sigue ahí”, explica José María como parte de Cruz Roja Pinto. 

Bajo el lema “cada vez más cerca de las personas” Cruz Roja ha estado trabajando todos estos años para los vecinos de nuestro entorno que más lo necesitan, luchando por crear nuevas infraestructuras y puntos de atención que hagan gala de su compromiso, la proximidad. Tras el éxito que supone el nuevo edificio de la institución en Pinto, el siguiente objetivo de Cruz Roja se centra en conseguir una sede en Valdemoro, un proyecto que esta vez José María apoyará desde la retaguardia.

“No tengo la sensación de cerrar, de apagar la luz, de marcharme. Esta es una etapa que termina y espero volver a cogerla pronto, cuando mi cabeza descanse”, dice, como un hasta pronto, el voluntario con más historia de Pinto.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Sábado, 21 de octubre de 2017 a las 02:03
Jose Miguel Carrancia
Vamos presi !!!!! Mucho ánimo y suerte en esa nueva etapa de descanso tan merecida y que decirte más, que aquí estamos para lo que haga falta igual que cuando yo toqué en tu puerta y recibí toda la ayuda que me podía ofrecer tanto la institución como tú. Gracias por estar ahí siempre, has sido el hombro donde apoyarse no solo para los que vienen a la casa a pedir ayuda sino para los voluntarios que en alguna ocasión también necesitamos un poco de atención.
Un abrazo y nos vemos.

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress