C. MADRID
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Abarca
Jueves, 7 de septiembre de 2017

¿Por qué deberíamos reducir el desperdicio alimentario?

Guardar en Mis Noticias.

En España se desperdician 7,7 millones de toneladas. Con estas cantidades podríamos alimentar a todas las personas que pasan hambre en el mundo.

[Img #18067]Esta pregunta es muy fácil de responder, en el mundo producimos un desperdicio alimentario de 1.300 millones de toneladas. En España esta cantidad es de 7,7 millones de toneladas. Con estas cantidades podríamos alimentar a todas las personas que pasan hambre en el mundo.

Estos datos son muy alarmantes, no solo por la cantidad de alimentos que desperdiciamos sino por los recursos que gastamos para producirlos, como por ejemplo agua.

Es hora de ponernos manos a la obra y tratar de reducir estos datos, y tenemos un ejemplo muy cercano para hacerlo.

Este ejemplo es Dinamarca, este pequeño país nórdico de 5 millones de habitantes, en 5 años ha conseguido reducir un 25% el desperdicio de alimentos.

Los puntos clave para conseguirlo han sido:

  • Colaboración con supermercados, restaurante y gobierno
  • Impulsar el cambio de hábitos de los consumidores
  • Campañas en contra del desperdicio

1. Colaboración con supermercados, restaurantes y gobierno

Uno de los puntos más importantes es ir todos a la una, ya que sino poco se podrá hacer. Si los supermercados apoyan este tipo de causas es mucho más fácil llegar a los consumidores. Acciones como dejar de promocionar los 2x1 y hacer promociones en la unidad, es una buena forma para que el consumidor deje de comprar más de lo que necesita. El 42% del desperdicio provine del hogar. En Dinamarca este cambio dio muy buenos resultados y grandes supermercados se unieron a esta causa. Esto también produjo un beneficio para ellos ya que al final del día casi no les quedaba ni frutas ni verduras.

Los restaurantes también son un foco de desperdicio alimentario, están en el 3 lugar con un 14%. En el país nórdico lo que se hizo fue crear un App donde se puede ver que restaurantes están adscritos y por una cantidad simbólica (entre 4-5 euros) se puede comprar la comida sobrante de esa noche.

Una parte muy interesada en este tipo de acciones es el Gobierno y por ello este tiene que apoyar las causas. Hay muchas formas que este puede apoyar, pero una de ellas es legislar a favor. El gobierno danés permite vender productos caducados, evidentemente que no estén estropeados. Así los supermercados pueden poner ofertas suculentas para estos productos que están a punto de caducar o que caducan ese día.

2. Impulsar el cambio de hábitos de los consumidores

Lo más importante es concienciar al consumidor de que reduciendo el desperdicio alimentario ganamos todos.

Cambiando su forma de ver la lista de la compra, o qué hacer con las sobras de la comida del domingo podemos conseguir que, en vez de tirar medio pollo, lo guarde para hacer croquetas. O en vez de comprar 5kilos de patatas porque salen mejor de precio, compre 1 kilo, que es realmente lo que necesita.

También en la forma que mira a los productos cercanos a su fecha de caducidad, no porque caduque mañana estará menos bueno, y si además lo puede comprar más barato para consumirlo ese mismo día, cambiaremos su forma de verlos.

3. Campañas en contra del desperdicio

Neveras llenas de productos a punto de caducar con pegatinas amarillas que te lo dicen. Estanterías con pan de ayer, pero que aún se puede comer a un 70% de descuento o restaurantes que te dan la oportunidad de llevarte las sobrar o comprarlas a un buen precio es la forma de hacer campaña en contra del desperdicio de alimentos.

Y no solo con la comida, sino con la ropa, con los muebles o los electrodomésticos. Reutilizar es siempre mejor que comprar de nuevo. Por ejemplo, si no sabes que hacer de esa pajarita rosa que te regalaron por navidades, llévala a una tienda de segunda mano, alguien sabrá que hacer de ella.

Reducir la huella contaminante es trabajo de todos y juntos se puede conseguir, un ejemplo real es Dinamarca, en el cual todos deberíamos fijarnos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress