Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Silvia Añover
Lunes, 5 de junio de 2017

Necesito un novio sin gluten

Guardar en Mis Noticias.

“Necesito un novio sin gluten”, me confesó la hija de unos amigos. A Irene (no es su nombre real) le diagnosticaron que era celiaca cuando tenía dos años.

Tuvo una infancia complicada, pero el tratamiento de dieta sin gluten facilitó su crecimiento como el resto de los niños de su edad. Acaba de cumplir diecisiete años y le gusta un chico de su pandilla, pero le cuesta confesar que no puede darle un beso si él toma pizza y cerveza.

Afortunadamente existen muchas cadenas de restaurantes con menús sin gluten, aunque no es necesario ir siempre allí. Puedes comer en cualquier bar o restaurante, y te pueden servir ensaladas, platos combinados o raciones sin salsas ni rebozados. En este momento la hostelería tiene una sensibilidad excelente con intolerancias y alergias alimentarias. Yo llevo más de diez años comiendo sin gluten y solo puedo expresar mi agradecimiento a camareros, cocineros y metres, que me han dado un trato excepcional.

Sin embargo, Irene necesita una relación segura, libre de contaminación. Se moriría de vergüenza si le dice al chico del que está enamorada que no puede darle un beso porque su boca tiene gluten en cantidades “superiores a las recomendadas”. Y es que un celiaco teme a las migas de pan como superman a la criptonita.

Algunas personas con las que me he topado durante estos años, me han tachado de exagerada o de hipocondríaca. En otras ocasiones han preguntado, y les he explicado brevemente en qué consiste esta enfermedad crónica, y cuáles son sus consecuencias en caso de negligencias.

Ahora se ha puesto de moda comer sin gluten, aunque no seas celiaco. Pero sólo una dieta estricta sin esta proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, es posible asegurar una vida saludable.

En ocasiones, hay gente interesada en informarse, y le cuentas con detalle que el gluten es como un virus para el celiaco. En cuanto se detecta en el intestino, el cuerpo reacciona y crea anticuerpos (antigliadina). Es entonces cuando atacan las paredes del intestino delgado. Yo lo comparo con una alfombra de pelos largos. Primero cortamos unos pocos, luego aparecen calvas y por último la alfombra quedaría completamente deshilachada. Cuando las paredes del intestino quedan así, no es capaz de absorber sustancias vitales para el buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.

A Irene se lo diagnosticaron porque tenía el vientre hinchado, crecía en un percentil bajo y sufría gastroenteritis a menudo. En mi caso, fue después de un embarazo, con treinta años. Perdí diez kilos, sufría anemia, piel escamosa, ojos irritados y pérdida de cabello. Hay casos en que puede desencadenar diabetes, osteoporosis, fibromialgia o el temido cáncer de colon.

Es por ello que me senté con Irene y le dije. Estoy convencida de que si te gusta un chico, y tú le gustas a él, sabrá cuidarte y respetar las limitaciones que supone una dieta sin gluten. Es posible que el hecho de ser celiaca pueda ayudarte a descubrir quién te quiere de verdad. Invítale a unos huevos rotos con jamón y a un refresco, y disfruta de su compañía hasta que descubras si quieres que sea tu “novio sin gluten”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Jueves, 15 de junio de 2017 a las 15:52
Carmen
Bonito y cierto
Aun queda mucho para que realmente la sociedad se conciencie.
Yo conozco muy bien el tema y los comentarios del tipo "total por una vez..."
Fecha: Martes, 6 de junio de 2017 a las 10:33
Javier Díaz
Muy bonito, Silvia.
Nunca perderás tu toque.
Un Besazo.

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress