Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esther A. Muñoz
Lunes, 29 de mayo de 2017
Pinto contra la instalación de una posible incineradora en su término municipal

“La mierda llama a la mierda”

Guardar en Mis Noticias.

El sur de Madrid es desde hace décadas la zona más medioambientalmente castigada de toda la región, albergando, en el término municipal de Pinto, el Vertedero de la Mancomunidad del Sur, uno de los mayores vertederos de España que acumula los residuos de cerca de dos millones de habitantes.

[Img #17463]

“Pinto huele mal y la gente no sabe que es porque tenemos el mayor vertedero del país a cuatro kilómetros de nuestras casas”, explica Miguel Ángel García, portavoz de la asociación Ecologistas en Acción de Pinto. Todos los años los vecinos de la localidad se quejan de los malos olores de Pinto sin percatarse de que “cuando Pinto huele mal es por culpa del vertedero”, resuelve Miguel Ángel.

“La mierda llama a la mierda”, resumen desde Ecologistas en Acción, una paráfrasis que da sentido a la nueva amenaza ecológica de Pinto: la propuesta planteada por la Comunidad de Madrid para la construcción de una incineradora en nuestro término municipal como modelo de gestión de residuos, en el corazón del espacio natural protegido de mayor riqueza del sur de la Comunidad de Madrid: el Parque Regional del Sureste.


La Mancomunidad del Sur

La Mancomunidad del Sur se constituyó el 24 de mayo de 2011 e inició su actividad el 1 de enero de 2013 con el propósito de que los municipios madrileños adquirieran un mayor protagonismo en cuanto al modelo de gestión de residuos de la Comunidad de Madrid. Está integrada por 68 municipios mancomunados (entre ellos Pinto) más dos municipios no mancomunados (Ciempozuelos y Leganés) y tres municipios adheridos (Colmenarejo, Belmonte del Tajo y Orusco de Tajuña). Con unos 3.800 km² de superficie servida y con casi 2 millones de habitantes es la mancomunidad más populosa de toda España y una de las más importantes de Europa. El actual presidente es David Lucas Parrón, alcalde de Móstoles por el PSOE.


El proyecto | La propuesta de la nueva Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid, que se encuentra todavía en estudio, incluye una alternativa que propone la construcción de una o dos nuevas incineradoras en la región, además de mantener la ya existente en Valdemingómez, que gestiona el Ayuntamiento de Madrid.

La propuesta se ha encontrado, inevitablemente, con el absoluto rechazo por parte de la asociación Ecologistas en Acción y sus distintas agrupaciones locales que, además de advertir los importantes riesgos para la salud de los vecinos que implicaría la instalación de la planta incineradora, piden que la Comunidad invierta en “reducción, reutilización y reciclaje”, la clave para una gestión responsable de los residuos urbanos. “La incineración de residuos es un despilfarro de recursos ya que elimina la posibilidad de reutilizar o reciclar los materiales quemados, derrochándose recursos aprovechables”, exponen, denunciando las carísimas inversiones de capital que hacen las administraciones públicas en estas instalaciones  “más caras y que crean menos empleo que las tecnologías de reciclado de materiales”.

Las incineradoras propuestas darían cobertura a las tres mancomunidades de tratamiento de residuos domésticos: la del Sur (68 municipios), la del Este (31 pueblos del Corredor del Henares), unida a la del Noroeste (33 mancomunados y 44 no mancomunados).

Según el texto, en el caso de que solo se construyera una nueva planta, ésta se utilizaría para todos los municipios y se ubicaría en el entorno de la zona sur. En su comparecencia en la Asamblea de Madrid del pasado 15 de febrero, el presidente de la Mancomunidad del Sur explicó el grueso de las alegaciones realizadas por el ente a la Estrategia de la Comunidad de Madrid apostando por un tratamiento mecánico biológico como primera opción “sin obviar o entrar en la negativa a otras fórmulas”. De hecho, Lucas Parrón acabó reconociendo que “no nos cerramos a nada”.

Alegaciones | El documento de alegaciones fue aprobo por todos los municipios salvo el de Pinto, que se abstuvo. “Aunque se relega a la última opción posible la instalación de una incineradora, la postura que defendía era la de la oposición frontal –explica Raúl Sánchez, concejal de Ecología de Pinto y vicepresidente tercero de la Mancomunidad-. Después de mucho discutir vi que no tenía sentido oponerme a una solución consensuada por todos”.

Las principales propuestas del organismo pasan por apostar por la concienciación ciudadana y conseguir que se elimine el uso de sustancias tóxicas en la elaboración de los productos. Del mismo modo las localidades del sur de Madrid piden la optimización de las actuales instalaciones, en especial para la recogida de podas y jardinerías con el objetivo de prohibir tirar este tipo de restos al vertedero de forma indiscriminada a partir del año que viene.

Pero la gran preocupación de la Mancomunidad del sur pasa por la financiación de las nuevas dotaciones que impone Europa y cuyo coste podría rondar los 300 millones de €. “La Comunidad de Madrid tiene que compartir ese esfuerzo económico de inversión inicial –señaló en su comparecencia David Lucas-. Si no es así tendremos muchísimas dificultades”. El actual presidente abrió la puerta a la creación de nuevas tasas o aumentar la aportación de los ayuntamientos a la Mancomunidad.


Un problema real

Lo cierto es que la Comunidad de Madrid se enfrenta a una posible multa por parte de la Unión Europea que podría acercarse a los 100 millones de €. El Gobierno regional quiere ponerse al día de las directrices europeas sobre el tratamiento de los residuos.

Si desde 2015 los vertederos de nuestro país deben de tratar al menos un 65% de la basura, el presidente de la Mancomunidad del sur ha reconocido que en su caso apenas se llega al 19%. En concreto las localidades agregadas generaron el año pasado un total de 818.551 toneladas de residuos, de las que 153.310 fueron tratadas y 665.241 se eliminaron a través de los vertederos.


Blanco y en botella | En cualquier caso Pinto y Getafe son los dos únicos municipios de la Mancomunidad del Sur que cumplen con las “prioridades” marcadas por la Comunidad para la instalación de la incineradora: suelos degradados o contaminados en los que existen o han existido instalaciones para el tratamiento de residuos.

“No hay más que leer el borrador propuesto por la Comunidad, la estrategia de gestión, los criterios que proponen… todo apunta a Pinto”, explica Miguel Ángel.

A 15 kilómetros de Pinto se encuentra la fábrica de cemento “El Alto” de Morata de Tajuña, donde desde hace seis años también se incineran residuos. “Entre Valdemingómez, El Alto y el nuevo proyecto los vecinos de Pinto estaríamos en un triángulo de la incineración, daría igual de qué lado soplara el viento”, protesta el portavoz de Ecologistas en Acción, Miguel Ángel. “Las incineradoras  también huelen, huelen a basura quemada”.

Cenizas | En el caso de levantar dos nuevas plantas, una daría servicio a las zonas noroeste y este y la otra a la parte sur de la región. Ambas infraestructuras deberían tener, “al menos”, una capacidad de tratar el 30% de los residuos generados. Para las cenizas y escorias que genera la quema de los desperdicios –compuestos muy tóxicos generados en la incineración que deben ser tratados como residuos peligrosos-, haría falta construir, según la propuesta, “las instalaciones necesarias para su depósito”.

“Que la gente vaya a ver qué se hace con las cientos de miles de toneladas de cenizas del basurero de Valdemingómez”, responde con sarcasmo Miguel Ángel. “Las tienen en big bags [sacos de plástico industriales] a la intemperie, ni siquiera están enterrados”, descubre el ecologista. “Ahora tenemos que creernos que construirán las instalaciones necesarias para el depósito de cenizas con la nueva incineradora, pero llevan albergando cientos de toneladas de ellas irresponsablemente en Valdemingómez”.


¿En qué consiste la incineración de residuos?

[Img #17461]La incineración de residuos consiste en quemar la basura a temperaturas entre los 850 y los 1.200 C. La combustión convierte la basura en cenizas y escorias, liberando gases tóxicos. 

Debido a la diversidad de basuras que producimos en nuestros hogares, como resultado de la incineración se liberan multitud de contaminantes. Sustancias nocivas tanto para el medio ambiente como para la salud.

Un informe elaborado por el Instituto de Salud Carlos III de Madrid recopiló datos durante 10 años de nueve municipios diferentes en los que se medía la incidencia a la exposición de las incineradoras a menos de cinco kilómetros. El estudio demostraba   la alta incidencia negativa que producían los gases procedentes de los compuestos que se oxidan como consecuencia de su combustión. Además, advertía que se incrementaba en un 30% las posibilidades de sufrir malformaciones genéticas,  un 84% en el caso de cáncer de pleura, un 24% en cáncer de vesícula y un 21% en el de la leucemia.

“Es impredecible lo que puede acabar en el cubo de la basura”, explican desde Ecologistas en Acción de Pinto. “Vamos a respirar durante décadas todo lo que sea incinerado”.

Sin embargo el Juzgado de Instrucción de Madrid nº49 desestimó el pasado mes de enero una denuncia presentada por 36 personas afectadas por la incineradora de Valdemingómez. Los denunciantes aseguran que su instalación ha causado desde la muerte de algunos de sus familiares hasta graves enfermedades como fibromialgia y todo tipo de cánceres.

La sentencia desestima las acusaciones de prevaricación contra José Trigueros, exdirector general de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid. El juez, en cualquier caso, deja a salvo el derecho de los afectados a ejercer las acciones civiles que consideren oportunas.


Responsabilidades | “El tratamiento de residuos es competencia de la Mancomunidad donde se ubican las plantas, la Comunidad de Madrid no tiene ningún papel, únicamente controla el proyecto”, declararon a Zigzag desde la Comunidad de Madrid desmarcándose de la alerta social ante el proyecto de incineradora. Según esta misma fuente, el texto es tan sólo “un borrador con directrices” que sirve como “guía y recomendación”. “Si la incineradora llegara a construirse sería decisión única de los Ayuntamientos que componen la Mancomunidad y no de la Comunidad de Madrid”.

“La Mancomunidad tiene el poder de decir dónde se instalará la nueva incineradora, pero es la Comunidad la que decide si hay o no incineradora”, aclara Miguel Ángel ante el intento desde Madrid de eximir responsabilidades. “Ha sido el Gobierno el que ha apostado por la incineración y el que ha propuesto la incineradora”, dice, exigiendo a la Comunidad de Madrid “que retire del documento final de la nueva Estrategia de Residuos la construcción de una incineradora ni en Pinto ni en ningún otro sitio”.

“No existe ningún papel, ningún plano ni ningún proyecto real donde ponga que se va a construir  una incineradora”, declaran por su parte desde Madrid, calificando la información que se ha publicado sobre el tema como “hiperprecipitada”.

“Deberíamos tomar ejemplo del caso de Guipúzcoa, donde la construcción de una posible incineradora se llevó en el más absoluto secretismo y, cuando la decisión fue firme, el gobierno tuvo que echar para atrás un contrato ya firmado con la empresa por la presión social. Ahora no tienen incineradora pero aun así tienen que seguir pagando un contrato millonario, ¿esperamos a esto?”, contesta Miguel Ángel.

“Por supuesto que este es el momento de mostrar nuestro rechazo a la incineradora, cuando todavía es una propuesta” dice convencido el miembro de Ecologistas en Acción, avisando de una posible manifestación antes de verano. “En agosto es cuando suelen aprobar este tipo de cosas, cuando no nos enteramos porque estamos relajándonos en la playa”.

Hace pocos días y por primera vez, el Consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Jaime González Taboada, hablaba en los informativos de Telemadrid tratando de desmentir el propio documento presentado por la Comunidad. “Ni los presidentes de las mancomunidades nos han planteado una incineradora ni tampoco la Comunidad de Madrid ha propuesto que la haya y por tanto decir a los ciudadanos de Pinto que estén tranquilos”, dijo por televisión. “Yo creo que esto es un movimiento  que algún grupo político o alguna asociación ha querido levantar”, acusó.

“Es alucinante que haga esas declaraciones negando un documento oficial de la Comunidad de Madrid que se puede comprobar y se quede tan ancho”,  comenta Miguel Ángel sobre las declaraciones de Taboada, que sigue sin reunirse con ellos. “Sólo es palabrería, nos esquivan y se niegan a hablar con nosotros”.


¿Por qué aquí?

[Img #17462]Pinto ya cuenta con tres instalaciones de tratamientos de residuos en su término municipal.

· Un Vertedero destinado al depósito de residuos desde 1986, con una extensión de 148 hectáreas que recibe cerca de 800.000 toneladas anuales de residuos de 71 municipios distintos.

· Una planta de biometanización y compostaje inaugurada en 2003 que trabaja en el tratamiento de recuperación de la materia orgánica. Acoge anualmente casi 140.000 toneladas de residuos por los más de 1.880.000 habitantes que residen en los municipios integrantes de la Mancomunidad de Sur.

· Una planta de clasificación de envases ligeros abierta desde 2006 que recoge casi 20 millones de toneladas de plástico y aluminio cada año.


Bulos | “La construcción de esta hipotética incineradora en ningún caso suplantaría al vertedero”, aclara el ecologista ante el crecimiento de bulos que afirman que con la creación de la incineradora, Pinto se desharía del vertedero. “De hecho, la incineradora supondría la perpetuación durante más décadas del vertedero”.

Desde su creación en 1986, el vertedero de Pinto ha sufrido hasta cinco ampliaciones, la última en 2012. La Comunidad de Madrid prolongará una vez más su vida útil con la creación de un vaso cuyo ubicado en el municipio de Getafe. Atrás queda la promesa de que el vertedero, que por primera vez está siendo auditado, cerraría sobre el año 2004. Su nueva fecha de cierre está estimada, como pronto, para 2024.

[Img #17460]Acción | “Si no es por Ecologistas en Acción de Pinto aquí nadie sabría que puede que se instale una incineradora en nuestro municipio”, expone acusador Miguel Ángel.

En septiembre de 2016 la Comunidad de Madrid presentó su propuesta para la Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos de la Comunidad de Madrid 2018-2024, donde aparecía la posible creación de una incineradora en el sur que diera servicio a 176 municipios. Ecologistas en Acción de Pinto se puso manos a la obra.

Pero no fue hasta noviembre de 2016 cuando el rechazo se expandió a los grupos políticos de Pinto por una moción presentada por el grupo socialista, en la que solicitaban a la Comunidad de Madrid que pagara parte de la gestión de los residuos urbanos y en la que se hacía mención a la creación de una posible planta incineradora.

“En la calle no se supo nada hasta febrero de este año, cuando realizamos los primeros actos informativos”, explica Miguel Ángel. De la fantástica respuesta al primero de esos actos nació la Plataforma Contra la Incineradora de Pinto, que agrupa a 80 asociaciones, colectivos, Ampas, partidos políticos y ciudadanos de distintos pueblos del sur de Madrid buscando la desestimación definitiva del proyecto de construcción de una planta incineradora de residuos “en Pinto, Getafe o en cualquier otra localidad del sur”.

Desde entonces Ecologistas en Acción ha organizado diversas jornadas que han contado con una gran acogida por parte de la ciudadanía. “Trilce se nos quedó pequeño, la Casa de la Cadena se nos quedó pequeña… la respuesta de la gente está siendo increíble, pero no es para menos, la creación de la incineradora es el mayor riesgo en muchos años para Pinto”.

En el pleno de marzo, toda la corporación aprobó una moción contra la instalación de una planta incineradora en Pinto, sumándose así a la Plataforma. “Esto es una plataforma ciudadana”, exponen desde Ecologistas en Acción, “agradecemos los apoyos de los políticos pero tenemos claro que este proyecto se va a parar en la calle”.

“No habrá incineradora”,  dice tajante Miguel Ángel. “Llegaremos a donde haga falta, a la Comunidad, al Gobierno o a Europa, tenemos experiencia y vamos por el buen camino”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress