Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Raúl Martos Martínez
Jueves, 3 de noviembre de 2016
Emilio García, nadador

“Intento ser uno de los mejores”

Guardar en Mis Noticias.

Con solo 13 años el pinteño, que viene de ganar once medallas durante la pasada temporada, sale por la puerta de su casa a las seis de la mañana para no volver hasta pasadas las siete de la noche por sus compromisos deportivos y académicos.

Emilio García.La vocación por la natación de Emilio García (Valencia, 2003) llegó algo más tarde de lo habitual. “Siempre que venía del colegio había que llevarlo a rastras porque prefería jugar con los amiguetes en el parque”, recuerdan sus padres sobre sus primeros años de entrenamiento.

Todo cambió cuando tenía 8 años con su llegada a Pinto y, en concreto, al Colegio Mirasur. Allí conoció a su primer entrenador, Germán, con el que todavía mantiene el contacto: “No me gustaba entrenar, pero con él iba contento. Nos motivaba”, recuerda. El trabajo diario comenzó a dar sus frutos y, en su segundo año, se proclamó campeón del prestigioso Trofeo Nadador Completo de la Comunidad de Madrid. “En ese momento me di cuenta de que esto me gustaba”, cuenta Emilio.

Pero el gran salto de calidad lo dio la pasada temporada en la que se hizo con nada menos que once medallas, seis de ellas de oro, que le convirtieron en uno de los dos únicos jóvenes de su edad becados por la Comunidad de Madrid para que siga su formación en el centro de tecnificación M86 en el que lleva dos años. Emilio ha dejado su actual colegio por el IES Ortega y Gasset, pero seguirá compitiendo con el CN Mirasur.

Aunque reconoce que este último curso “ha sido durillo”, Emilio no tiene especial dificultad para compatibilizar el deporte con los estudios. Con solo 13 años el joven nadador sale por la puerta de su casa a las seis de la mañana para no volver hasta pasadas las siete de la noche, un compromiso que aplauden sus padres y que es fruto “de su esfuerzo”. Con el paso de los años los entrenamientos irán aumentando -el año pasado ya nado 12.000 metros semanales-, pero la familia confía en su entrenador Carlos y, cómo no, en el propio Emilio: “Intento motivarme para ser uno de los mejores y así entrenar más duro y mejorar mis marcas”.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress