PINTO
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Raúl Martos Martínez
Lunes, 31 de octubre de 2016
Pinto

Las plazas de aparcamiento ‘olvidadas’ del barrio de Buenos Aires

Guardar en Mis Noticias.

Desde hace siete años el Consistorio cuenta con 122 plazas de aparcamiento municipales en una de las zonas del municipio con más problemas de estacionamiento que, sin embargo, no han sido utilizadas por un conflicto con la empresa constructora del parking.

Garaje subterráneo del barrio de Buenos Aires.La falta de aparcamientos ha sido uno de los principales problemas que han traído de cabeza los vecinos de Pinto desde hace años. Así lo han reflejado las encuestas realizadas con Zigzag en la que los pinteños han suspendido repetidamente el apartado de tráfico, circulación y aparcamiento. Un déficit que también ha salido a la palestra en los resultados del reciente Plan Ciudad elaborado por el Ayuntamiento, especialmente en la zona del caso urbano y los barrios de Buenos Aires, Puerta Pinto y los Pitufos.

Lo cierto es que, PSOE primero y PP y Ganemos Pinto después, han tenido en su mano aliviar esta situación precisamente en uno de los barrios afectados. Desde hace siete años el Consistorio cuenta con 122 plazas de aparcamiento municipales en el barrio de Buenos Aires que, sin embargo, no han sido utilizadas por un conflicto con la empresa constructora del parking. “Cada día nos vemos obligados a dar siete vueltas a la zona para aparcar o dejarlo en malas condiciones y expuestos a una multa”, se quejan los vecinos.

Antecedentes | A finales de 2009 la empresa Geinsol concluyó las obras de construcción un edificio de uso terciario comercial y aparcamiento subterráneo en el nº2 de la calle Buenos Aires, que actualmente ocupa el supermercado Mercadona. La adjudicación conllevaba que “al menos 100 plazas de aparcamiento” estuviesen destinadas a los vecinos “de forma gratuita” y por un espacio mínimo de 50 años. Geinsol, además, debía correr con los gastos de vigilancia y seguridad.

Todo ello se concretó en el reglamento de uso y explotación del aparcamiento, que fue aprobado por mayoría en Pleno en octubre de 2010, durante el mandato del Tripartito de PSOE, IU y JpP. El documento concretaba que 122 de las 155 plazas de coche y 2 de motocicleta del complejo pasarían a ser propiedad del Ayuntamiento de Pinto durante los próximos 75 años, durante los que debían estar abiertas al público las 24 horas del día incluidos domingos y festivos.

Varapalo judicial | Aunque las plazas debían ser entregadas en un mes, el documento sirvió a Geinsol para abrir un litigio contra el Consistorio pinteño. En el año 2012 la empresa presentó una demanda para anular el acuerdo plenario por considerar que el reglamento había sido redactado de forma unilateral por el Ayuntamiento. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo no solo admite a trámite algunas de las alegaciones presentadas, sino que en marzo de 2013 anula el documento “sin perjuicio” de que ambas partes lleguen a un acuerdo.

El magistrado crítica las “contradicciones” del estatuto y considera que “lo coherente” hubiera sido firmar un reglamento específico para cada aparcamiento: “Lo que se estableció fue firmar con el Ayuntamiento un reglamento de funcionamiento, no que dictara el suyo propio”, comenta el juez en su sentencia.

En busca de soluciones | Así las cosas, y ya con el Partido Popular en el Gobierno, el tema quedó estancado hasta que los vecinos comenzaron a pedir explicaciones. “Ofrecimos todo tipo de soluciones, incluso pagar una parte proporcional para compartir gastos”, cuentan sobre un ofrecimiento al que se adhirieron unas 300 personas que registraron por escrito su interés en optar a una de las plazas.

El que fuera primer teniente de alcalde, Julio López Madera, envió una carta a los vecinos de Buenos Aires en abril de 2015, a poco más un mes para las elecciones, en la que anunciaba que “el Ayuntamiento tiene la intención de iniciar, de nuevo, los trámites para poner a disposición de los vecinos dichas plazas (cuyo coste está aún sin determinar)”.

El anuncio fue criticado por el PSOE, que acusó al partido de “generar falsas expectativas sobre este tema tan sensible” porque, como se especificaba en el pliego de condiciones, las plazas debían ser gratuitas para los vecinos. En cualquier caso la llegada de Ganemos al Consistorio ha supuesto volver a empezar de cero, aunque parece que el problema está un poco más cerca de desbloquearse.

Previsiblemente el Gobierno llevará un preacuerdo con la empresa propietaria del edificio al Pleno de noviembre para que sea ratificado por el resto de la Corporación: “A nuestro juicio es un buen acuerdo”, valora Consoli Astasio, concejal de Hacienda y Patrimonio, que no ha facilitado más detalles del documento.

En caso de recibir el visto bueno del resto de grupos, el Ejecutivo ha prometido “sentarse” con los vecinos para buscar la forma adecuada de que, por fin, puedan abrirse las plazas de aparcamiento. Sin embargo, Astasio advierte que “aunque estamos trabajando y desbloqueando la situación, no va a ser una solución de un día para otro y aún queda trecho por recorrer”.

Las plazas municipales, situadas en la segunda planta del aparcamiento, se encuentran en perfecto estado. Su acceso está cerrado y son vigiladas por un guardia de seguridad, que cuenta con varias cámaras de vigilancia repartidas por todo el complejo

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 1 de noviembre de 2016 a las 17:56
Juan
Realmente es difícil convertir las intenciones y deseos en procedimientos y actuaciones que funcionen. Toda verborrea sin método, es eso, verborrea paralizante... En otra palabras: no es lo mismo predicar que dar trigo.

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress