Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 30 de agosto de 2016

Cartas de los lectores | San Martín de la Vega, del bienestar al desastre

Guardar en Mis Noticias.

Es seguro que la decisión más importante que toma la mayor parte de parejas españolas de clase trabajadora a lo largo de su vida es la elección de su domicilio y que por cultura, en España, se suele realizar en compra, lo que implica que también sea la inversión más determinante de sus vidas.

También es cierto que a lo largo de los años, sin explicar mucho más, el esfuerzo que hacen las familias para pagar la compra de una vivienda ahora es más del doble del que existía en 1998, se trata de la principal razón por la que cada vez existen más alquileres y menos compras de viviendas.

Para los que hemos comprado en la época de burbuja inmobiliaria o comienzo de la crisis, hemos podido ver como nuestra inversión más importante se ha podido devaluar incluso un 30%, pero la mayoría pensamos:

¿y qué más da? Si al fin y al cabo es donde voy a vivir toda mi vida…

Este pensamiento es lógico, porque nadie se hipoteca toda la vida sin haber tenido en cuenta una larga lista de factores, todos ellos normalmente relacionados con lo que creemos la casa ideal para crear una familia propia.

En esa búsqueda de la casa ideal, muchos nos fijamos en el extrarradio de Madrid, por varios motivos, precio, calidad del aire, comodidad, etc.

Yo y muchos, nos fijamos en San Martín de la Vega, un municipio a 30 kilómetros de Madrid, con accesos por carretera sin apenas tráfico, con un aire mucho más limpio y sano que en municipios cercanos, con un entorno más que aceptable, cercano a la reserva del Jarama, cuando nosotros compramos (primera mitad del 2011), también disponía de tren (bueno una lanzadera), el IBI era bajo, había poca delincuencia, etc.

Y lo mejor, que aunque con un gran esfuerzo, por el mismo precio que comprabas un piso de 3 habitaciones en municipios como Leganés o Getafe, nosotros encontramos un chalet a reformar… sin ruidos, con baja contaminación ambiental y con colegios cercanos.

Ya tras mucho pensar, decidimos comprar e iniciar nuestra  vida en el que a partir de ese momento pasó a ser nuestro pueblo, un pueblo y una casa que hemos reformado, de la que hemos llegado a enamorarnos y aquí hemos tenido nuestro más valioso regalo en una vida, mi hija Eva.

Pero hace menos de 10 días que todo ha cambiado, nuestra casa ya no es el lugar ideal que elegimos, ahora tenemos y tendremos ruidos por encima de lo que nunca imaginamos, nos hemos enterado que en 3 meses la calidad de aire será peor que la calidad de aire que podríamos respirar en la mayor parte de la propia Capital de Madrid y que nuestra casa, ahora no vale ni la mitad de lo que nos hemos gastado en ella.

¿Qué ha pasado?

Que están construyendo una gasolinera al lado de mi casa, una actividad que produce que la concentración de gases de Benceno, Tolueno y Xilenos sea suficientemente alta en sus inmediaciones como para poder producir disminución de defensas, infecciones, anemias y cánceres tanto en adultos como en niños.

Añadamos contaminación acústica, aumento del riesgo de atropellos, etc.

Mi casa ha dejado de ser el lugar ideal que elegí a pasar a ser peor que cualquier otra decisión que tomara… como dato, mi hija se llama Eva en honor a una prima hermana muy querida que murió de Leucemia con 13 años cuando yo tenía 12, algo que me marcó de por vida, quizás por eso buscaba un entorno más natural y seguro para mi hija, quizás por eso elegí San Martín de la Vega.

Algunos, duros de corazón, cuando lean esto pensarán: “Pues vete a vivir a otro sitio” y sí, como padre responsable y de acuerdo a mis principios, debería mudarme, pero ¿cómo?, mi vivienda ahora sí que se ha visto realmente devaluada y no se trata de una fluctuación de mercado, es decir, no baja en todos los sitios, sólo se devalúa mi casa y las del entorno.

Es decir, NO PUEDO, me obligan a quedarme y arriesgar la vida de mi hija y por supuesto, la vida para la que su madre y yo hemos trabajado muchísimo por poder darla.

Ahora quizás esté pasando por ese momento de ira e incomprensión en el que me pregunto ¿Es más importante que un una sola persona pueda salir beneficiada, que la calidad de vida de mi hija y la de cientos de mis vecinos?

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Jueves, 8 de septiembre de 2016 a las 11:30
Eduardo
Las gasolineras deben estar en las afueras ¡Siempre! nunca en el casco urbano. Esa es una Ley que hay que cambiar ya.
En cualquier caso, este señor de la carta vive en una zona donde creo recordar que tienen muchos problemas de convivencia, por okupas, delincuentes, etc. La devaluación de esa zona comenzó hace ya mucho tiempo.
Fecha: Sábado, 3 de septiembre de 2016 a las 14:19
uno
no vivo cerca pero firme en las hojas ,no comprendo los tiempos cuando y como se solicito dicha actividad y se concedió ,en Madrid todas las gasolineras tienen fecha de cierre la mas conocida por todos atocha sera clausurada este año ,se encuentra en medio de una zona muy amplia pero se cierra por evitar males mayores ,solución un cambio de leyes municipales donde se debería abrir una consulta de empadronados y elegir que negocios no queremos en el casco urbano .mi caso gasolineras centro comercial hostelería de grandes aforos y no ocupación de la via publica para venta ,salvo la plaza del mercadillo donde se deberían instalar todos los AGRICULTORES LOCALES y no permitir timar a nuestros visitantes con genero ajeno al pueblo .

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress