Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

ZIGZAG Pinto
Viernes, 24 de junio de 2016

26-J

Guardar en Mis Noticias.

La cita electoral del 26-J traerá consigo una nueva oportunidad para demostrar la madurez de los partidos.

La crisis de la clase política en nuestro país es ya una obviedad, remarcada tras las elecciones de diciembre cuando los cuatro principales candidatos hablaban de “fracaso” si no se conseguía formar Gobierno. Hoy ese fracaso, aun siendo patente, ha dado paso a una nueva retahíla de supuestas promesas, objetivos, dimes y diretes.

La ciudadanía ha mostrado durante estos seis meses su hartazgo con la política. El CIS revelaba hace unas semanas que la inquietud ante la falta de gobierno no llegaba ni al 10%. Es un mensaje claro y directo a los políticos de nuestro país que, como siempre, parecen estar más preocupados en hablar que en escuchar.

La nueva y la vieja política ya no es un hecho tan diferencial como lo fue hasta los comicios del 20 de diciembre. Ese día se unificaron las formas de actuar de los partidos demostrando, sin querer, que lo principal no son las propuestas. Podríamos decir que el 26-J se juega el futuro del país, pero ni los líderes políticos lo tienen claro.

Lo que sí hemos podido comprobar es que a falta de nuevas ideas, toda la innovación de los partidos se ha centrado en generar polémicas absurdas o mejorar la calidad de vídeos electorales o programas insulsos. Saben los estrategas de las distintas formaciones que así tienen garantizado su éxito relativo en las redes sociales. Triunfo exiguo que solo dura unas horas, pero que hoy por hoy parece que es lo principal.

Desde Zigzag siempre hemos defendido que los vecinos participen como deseen en unas elecciones. Votando al partido que más les convenza, en blanco si no le convence ninguno o, directamente, sin acudir a los colegios electorales si es su manera de protestar. Porque la abstención, digan lo que digan los políticos, también es una opción y una forma de manifestar una opinión.

Todos los sondeos han dejado claro que no habrá mayorías absolutas, por tanto para gobernar serán necesarios pactos entre dos o más partidos. Otra cosa nos abocaría a unas hoy impensables terceras elecciones.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress