Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esther A. Muñoz
Martes, 31 de mayo de 2016
PINTO

El Calasanz vuelve a brillar en el teatro

Guardar en Mis Noticias.

[Img #14618]

El grupo de Diversificación del Colegio Calasanz de Pinto ha vuelto a hacerlo. Alfredo y sus chicos han sido galardonados con el premio al mejor elenco por su representación de “La última reunión” en el VIII Certamen de Secundaria organizado por la Universidad Carlos III. Además, Alejandro Ortega fue premiado como “mejor interpretación”. Esta es la cuarta vez que Alfredo presenta a su grupo de Diversificación a este certamen, donde siempre han sido premiados: 1º en 2012, 2º en 2013 y Mejor Proyecto Educativo en 2015. La clase también participó este año en el Certamen de Teatro Escolar de la Comunidad de Madrid -que celebraba su 13º edición abriendo su participación a una visión más amplia y diversa del teatro escolar tras varios años limitando el concurso a espectáculos del Siglo de Oro o en inglés- consiguiendo el 2º puesto, el premio al mejor trabajo actoral y el premio a la mejor dramaturgia. “Esta ha sido una de las mejores experiencias de nuestras vidas”, resumen los alumnos su paso por ambos festivales.

Este año el grupo de teatro de Alfredo, Paloma y Paqui además de los alumnos de Diversificación contaba con los procedentes del PMAR (Programa de Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento), un nuevo programa para alumnos con dificultades de aprendizaje que sustituye al de Diversificación que se extinguirá al finalizar el curso. El PMAR consta de dos cursos académicos que corresponden con  2º y 3º de la ESO (Diversificación era una paralela de 3º y 4º). Tras el PMAR, los alumnos deben cursar 4º por la vía ordinaria para poder obtener el título de graduado escolar.

PMAR o Diversificación, los chicos son los mismos. “Somos jóvenes que no habíamos conseguido nada importante y ahora vemos que podemos alcanzar cosas”, explica uno de ellos sobre su éxito colectivo.
“La última reunión” es una obra “muy de todos”, cualidad que la ha hecho ganadora del premio al mejor elenco, el preferido por su profesor y director de la obra, el que premia el trabajo colectivo. “Todos nos hemos ayudado muchísimo, por eso los premios más importantes son los de todos”, dice Alejandro, ganador del premio a la mejor interpretación.

Para muchos este es su primer año en el arte escénico, y renegando: “me metí en el grupo porque realmente creía que no iba a salir ni a hacer nada”, reconoce entre risas uno de los alumnos. Ya en escena, “se te pasan muchas cosas por la cabeza como: ¿valdré para esto? o ¿seré el culpable de fastidiar la obra?”, explica Roberto, otro de los jóvenes actores que hoy incluso piensa en seguir con el teatro.

Trabajo | El teatro ha transformado a estos chicos,  su implicación con el proyecto les ha hecho hasta prescindir de su media hora de recreo desde el mes de febrero para ensayar. “Se han sacrificado mucho”, admiten sus tres profesores. “No hacemos teatro por ganar premios, aunque por supuesto los agradecemos, para nosotros es más importante escuchar cómo se ríe la gente durante la representación, o que una compañía tan prestigiosa como el Taller de Teatro de Pinto se acerque para felicitarnos”.

Gracias a su propia obra, los alumnos valoran de otra forma el Teatro. “Sí que nos hemos interesado más por el teatro, de hecho antes teníamos una excursión para ver alguna obra y ni íbamos”.
Aunque son el único grupo de Diversificación y PMAR que participa en ambos certámenes, en ningún momento se han visto distintos al resto de cursos de otros colegios de la Comunidad con los que competían. “Sí veíamos menos unión entre ellos”, comentan los chicos, “era como que sus profesores se habían centrado en enseñarles la obra, nosotros hemos aprendido a trabajar en equipo”.

La entrega del Calasanz con el teatro es un proyecto educativo, la cosecha de éxitos en los últimos años que ha recibido el grupo de teatro organizado por Alfredo no hacen sino avalar este modelo de educación. “Yo sólo no podría hacer esto -explica con modestia el profesor- para mí Paqui, Paloma y este centro son esenciales”.
Paqui, se encarga de los jóvenes  “a nivel humano”, sabe controlarlos y animarlos; Paloma es una artista y artífice de todo lo que lleve música y pentagrama; el Calasanz hace posible este encuentro de talento. “No me gustaría trabajar con artistas profesionales, ni escribir para una compañía de teatro, ni hacer nada fuera de un colegio como este”, termina diciendo Alfredo.

[Img #14622]El Calasanz | “Cuando llegué aquí no conocía a nadie”, comenta uno de los alumnos, “el recibimiento al entrar fue casi mágico, jamás había visto una implicación así conmigo por parte de un profesor”. “Es otro mundo”, interrumpe otro de los chicos más nuevos, “el cariño de nuestros profesores es hasta raro”.

El Calasanz siempre ha sido un centro de subsistencia, con fondos muy reducidos, sin brillos en sus fachadas, ni grandes tecnologías en sus aulas. “Este colegio tiene la calidad por dentro”, dictaminan los propios alumnos.
“Este centro es una oportunidad para chicos como nosotros, con más problemas y menos motivación”, explica otra estudiante, “nuestros profesores lo dan todo para ayudarnos, normalmente en otros colegios las cosas te las explican una vez, si lo entiendes bien y si no ya te apañas tú en tu casa”. “Si no hubiese venido aquí ahora mismo estaría trabajando en algún sitio, sin los estudios más básicos”, termina confesando.

Malas notas, desmotivación, falta de apoyo… estos síntomas se repetían en la personalidad de casi la totalidad de este grupo de estudiantes, actores, y héroes de la superación. “Gracias a esta clase he cambiado hasta mi forma de ser”, declara uno de los chicos casi a modo de revelación (a la que, para su sorpresa, se unen varios de sus compañeros con un masivo “¡y yo!”), antes de hacer otra confesión: “Yo era un cabrón” (“Yo era un cabrón también”, suena de fondo de nuevo). No sólo su visión del colegio y del futuro se ha renovado para estos chicos gracias a su entrada en el grupo de Diversificación del Calasanz, sus relaciones familiares también han mejorado para muchos de estos estudiantes.

¿Y ahora qué? | “Me parece increíble ver aquí a algunos de mis chavales”, declara Alfredo, “son chicos muy buenos y con capacidad que bien llevados no tendrían por qué estar en Diversificación”. Para el Calasanz, una de sus prioridades ha sido siempre los cursos de Diversificación. “En `Diver´ lo hacemos muy bien”, reconoce con orgullo la clase.

Llevamos todo el año mentalizando a los alumnos de lo que va a suponer este cambio.  Hasta ahora teníamos dos años de trabajo para formarlos, no sólo en lo académico. Ahora, este tipo de cosas más humanas -dice en referencia al teatro-, no te da tiempo a trabajarlo porque hay que prepararles académicamente para que no se estrellen en cuarto”.

“¿Qué será de ellos ahora?, les hemos llevado muy de la mano y me preocupa que ahora, sin nosotros, abandonen los proyectos que decidan iniciar”, comenta con preocupación Alfredo mientras mira a sus chicos. “Sólo espero que durante estos dos años hayan desarrollado la autonomía suficiente para tirar de ellos mismos”.
Todos necesitamos tener a alguien cerca que nos acompañe, pero para estos chicos, la cercanía de Alfredo, Paqui y Paloma, y su doctrina del entusiasmo, han sido la mejor escaleta en su progreso educativo y humano.

“No quiero que dentro de dos meses  me digan: no me metí en el módulo, no terminé el bachillerato, me metí a trabajar en un bar. Esto ha sido una motivación durante un tiempo, y tienen que comprender que me va mejor cuando pongo de mi parte, me va mejor cuando estoy bien en mi ambiente, me va mejor cuando estoy bien con mi familia, me va mejor cuando trabajo en equipo, cuando soy optimista y cuando soy trabajador que cuando paso de todo esto. Si hay una enseñanza que nosotros queremos que se lleven por encima de ‘el año que viene quiero hacer teatro’, es esa: que me digan, después de esto me sigue yendo fenomenal”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress