Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Agustín Alfaya
Viernes, 27 de mayo de 2016
La Colonial cumple 150 años

Pinto, el pueblo del chocolate

Guardar en Mis Noticias.

Con motivo del cuarto de siglo de existencia de la revista Zigzag, cuyo primer hito celebramos el mes pasado con la edición del nº 300 de esta publicación, a lo largo de los próximos meses iremos destacando momentos estelares de nuestra historia protagonizados por personas, familias, colectivos o empresas que han aportado su esfuerzo para hacer un Pinto mejor o han contribuido a que nuestra ciudad sea valorada y reconocida en algún aspecto más allá de nuestras fronteras.

Comenzamos estos reconocimientos dedicando este reportaje a la Compañía Colonial creada el 1 de agosto de 1866 por el francés Jaime Méric. La empresa chocolatera fue el origen de la modernidad e industrialización de Pinto, que después de 150 años tiene su continuación en Chocolates Eureka, presidida por Pablo Blesa.

El aroma de Pinto |  Se cumplen, pues, 150 años de fabricación industrial de chocolate en Pinto, efeméride que ha celebrado el Seminario de Historia Local en colaboración con el Ayuntamiento y la empresa Eureka. La exposición “150 años de aroma a chocolate” (5 al 26 de mayo, en la Casa de la Cadena) y unas jornadas conmemorativas en las que el historiador local Mario Coronas ofreció una conferencia sobre la trayectoria histórica de la Compañía Colonial y la historiadora del arte, Belen Soguero, disertó sobre “Chocolate: El Alimento de los Dioses”, fueron  algunos de los eventos programados.

También con motivo de este 150 aniversario, la fábrica actual ha sacado al mercado una nueva línea de chocolates en edición limitada con el nombre de 'La Colonial de Eureka'.
(foto de las tabletas conmemorativas)

Estacion de tren PintoEl tren | En puridad, el origen de la modernidad industrial de Pinto comenzó 15 años antes de la fábrica Colonial, que no se hubiese asentado aquí sin tren. El 9 de febrero de 1851 se inaugura la segunda línea de ferrocarril de España, que unía Madrid con Aranjuez, más tarde conocido como el ‘Tren de la Fresa’ (la primera línea de la península fue la que unió Barcelona con Mataró en 1848, aunque antes, en 1837, se había inaugurado en Cuba, entonces provincia española, la línea que unía La Habana y Bejucal para transporte de la caña de azúcar).
 
La línea Madrid-Aranjuez, que tenía estación en Pinto, se amplío hasta Alicante y produjo un cambio decisivo en la mejora del municipio. De ello es elocuente la cita de Cayetano Rosell en su ‘Crónica de la provincia de Madrid’, libro de 1865. “La villa de Pinto tiene estación muy concurrida -cuenta Rosell-. Esta circunstancia ha dado vida en poco tiempo a una población que yacía aislada y falta de todo elemento de prosperidad. Hoy se ha aumentado considerablemente con algunas casas de nueva planta y con establecimientos fabriles e industriales, que han comenzado a mejorar su aspecto y la suerte de su vecindario”.

[Img #14580]Jaime Méric | Francés adinerado y emprendedor, creó en el paseo de la Castellana de Madrid, en 1854, la primera fábrica de chocolate industrial de España a la que dio el nombre de Compañía Colonial. Los productos que fabricaba -chocolates, cafés, tés y tapiocas-  pronto tuvieron éxito por lo que la empresa necesitaba expandirse, lo que era muy complicado en Madrid.
Para instalar su nueva fábrica, Méric eligió Pinto por su excelente comunicación por ferrocarril tanto con el levante como con Madrid. La nueva factoría se inauguró el 1 de agosto de 1866 iniciando una fructífera relación con Pinto que siempre han agradecido los pinteños, no solo por los puestos de trabajo que generaba la fábrica, sino también por las inversiones que realizaba en el municipio.

En 1887 Jaime cede la empresa a su hijo Edmundo Méric, que la engrandecerá aún más.

La Compañía Colonial | Cuando se inauguró la nueva industria en Pinto, el municipio contaba con 2.050 habitantes. Con los años, los edificios que formaban el conjunto de la Colonial fueron ampliándose hasta llegar a los 10.000 metros cuadrados edificados, además de los jardines que complementaban la propiedad.
También se iba incrementando la producción, que pasó de 3.500 libras diarias de chocolate en 1866 a 15.000 en 1880. El número de trabajadores que sostenía la fábrica en 1882 era de 245, de los cuales 80 eran mujeres.
La empresa era una bendición para Pinto. Además del bienestar que proporcionaba a sus numerosos empleados, contribuía a introducir mejoras importantes como fue el alumbrado público del que dotó a sus expensas a Pinto en 1899, además de contribuir con importantes sumas para otros servicios como las obras de canalización de las aguas, la construcción del matadero, la restauración de las ruinosas escuelas públicas o la financiación del arreglo y conservación de las calles y caminos vecinales de Pinto, entre otros.

[Img #14582]Sociedad anónima | En la segunda década del siglo XX, Edmundo Méric cede la propiedad a sus dos hijos, Alberto y Ernesto Méric. La Guerra Civil (1936-1939) supone un duro golpe para la fábrica, cuyas instalaciones se deterioran enormemente. Fallecido Alberto, Ernesto la vende en 1940 a un grupo de accionistas que la convierten en sociedad anónima con el nombre de ‘La Colonial”.

Se procede a la reconstrucción de los edificios y a la reparación de maquinaria, poniéndose en marcha el ciclo completo de fabricación en los primeros meses de 1941. A partir de entonces, La Colonial inicia un nuevo periodo de expansión y esplendor. Sus productos se extienden por toda España y son líderes en el mercado de algunas provincias. La producción llegó al máximo con jornadas extras y aumento continuado de plantilla, rebasando con creces los 500 empleados fijos.  Continuó esta imparable actividad industrial y comercial con la compra de otras fábricas del ramo.

López Moltó | El 27 de junio de 1961 el alicantino Joaquín López Pérez compra La Colonial, que pasa a formar parte de un conglomerado de empresas, la Compañía López Moltó S.A.
La factoría siguió fabricando chocolate y derivados del cacao en sus clásicas instalaciones al lado de la estación de ferrocarril, pero a partir de la década siguiente entra en una crisis progresiva.

[Img #14587]Chocolates Eureka | Tras firmar un convenio con el Ayuntamiento, la empresa traslada sus instalaciones en el año 2000 al polígono industrial La Estación. En el lugar en el que históricamente se habían ubicado las naves de la fábrica, se construyen viviendas, aunque se conserva una de las chimeneas históricas de las que salía el inconfundible aroma a chocolate que durante un siglo fue una de las señas de identidad de Pinto.

El 20 de diciembre de 2002 una junta extraordinaria de la empresa acordó cambiar la denominación de Compañía López Moltó por la de Chocolates Eureka S.A, que es la denominación actual de la centenaria empresa. Eligen a Pablo Blesa como director general, bajo cuyo mandato la empresa empieza a recuperar pujanza adoptando un cambio de imagen corporativa, pero no de valores.Los trabajadores siguen siendo en su gran mayoría vecinos de Pinto y la empresa está comprometida con el crecimiento y prosperidad de nuestro municipio.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 8 de junio de 2016 a las 10:06
Francisco Valverde Garcia
Que nostalgia todos esos años esas mañanas oliendo a chocolate al despertar!! Quiero dejar constancia como pinteño que soy, que nunca olvidare ese encanto a chocolate EUREKA que impregnaba a todo el pueblo de Pinto, hay cosas que perduraran roda la vida.....

ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress