Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Silvia Añover
Martes, 1 de marzo de 2016

¿Estamos ya en la Era Tecnológica?

Guardar en Mis Noticias.

Actualmente casi nadie concibe vivir sin las redes de comunicación que han provocado incluso la rebelión en países sometidos por las injusticias de los déspotas oligarcas.

Se supone que estamos en la Era Contemporánea desde la Revolución Francesa. ¡Han pasado tantas cosas desde entonces! Si valoramos los derechos por los que empezaron a luchar en Francia en el siglo XVIII;  aún no hemos conseguido ser todos iguales. Sigue habiendo clases: los ricos, los que se creen ricos, los pobres y los que no tienen de nada. Me refiero a primeras necesidades; porque con la nueva moda coaching del Poder del Ahora, muchos seríamos ricos. Eckhart Tolle  aboga por una  forma de vida exenta de necesidades absurdas, y la no dependencia de objetos, personas, relaciones innecesarias. Con esta teoría que aún rige en las tribus menos evolucionadas históricamente,  volveríamos a estar satisfechos con lo que nos ofrece la naturaleza, con mucha más ilusión. Sin embargo, Sarah Jessica Parker  echaría de menos su colección de zapatos, y Christian Grey su jet privado, su helicóptero o la corbata plateada con la que conquistó a  su pareja y a millones de lectoras.

Lo que sí ha pasado durante estos más de doscientos años, es que nuestra vida se ha dejado arrastrar por un torrente de tecnología, debido en gran medida a nuevos avances. En 1962 J.C.R. Licklider, del MIT  (Instituto de Tecnología de Massachusetts, EEUU), escribió una serie de memorandos en los que describe su concepto de “Red galáctica”. Imaginó un conjunto de ordenadores interconectados globalmente, a través de los que todo el mundo podría acceder rápidamente a datos y programas desde cualquier sitio. Debemos tener en cuenta también un momento histórico más reciente, en el que se otorgó el Premio Nobel de Física de 2010 a Andréy Gueim y a Konstantín Novosiólov  por sus revolucionarios descubrimientos acerca del grafemo, considerado como el material del futuro por su excelente conductividad. En el libro La emergencia de las sociedades tecnológicas  avanzadas de José Félix Tezanos, se reflexiona sobre esta realidad. El autor comenta en su blog que: Nos encontramos en una nueva era y los esquemas de análisis con los que observábamos el mundo ya no nos sirven para comprender las nuevas realidades. Hemos de aceptar "mirar" el mundo desde los nuevos parámetros tecnológicos.

Por tanto es más que evidente que hay una nueva perspectiva. Últimamente estamos abducidos por la necesidad  de estar conectados, de estar informados, de pertenecer a un grupo. Me sorprende ver a una pandilla de jóvenes o mayores entretenidos en mirar pantallas con imágenes y mensajes que interrumpen el estar en aquel lugar con esa gente. No quiero decir con esto que me gustaría volver a la Era de las Cavernas. Soy consciente de lo que han supuesto todos estos grandes avances tecnológicos en nuestra vida. Quizá los más significativos sean en la medicina y sus múltiples técnicas de diagnóstico. Su divulgación en todos los campos ha sido gracias a las publicaciones de sus estudios y descubrimientos con una rapidez antes inimaginable. De todas formas, no hace falta ser una gran científico para beneficiarse de las novedades técnicas, y si no que se lo digan a mi vecina que ve crecer a sus nietos en Canadá, a través la webcam que le han instalado y que apenas sabe utilizar.

Nadie concibe vivir ahora sin esta red de comunicación que ha provocado incluso la rebelión en países sometidos por las injusticias de los déspotas oligarcas. La información sobre el  movimiento de la población ya no está presidido por los medios de comunicación. Sino que los propios habitantes, como Malala en Pakistán, se atreven a pensar y critican la organización de sus países. Hacen fotos y grabaciones a través de sus teléfonos móviles para colgarlas en sus blogs o páginas web, que nada tienen que envidiar a los medios de ámbito nacional e internacional.

¡Esto es una locura! Si no quieres entrar en la corriente te conviertes en un asocial, un antipático; y te hundes en una miseria de soledad. Entonces te compras móvil último modelo, ibook, Tablet, mp3, portátil con webcam; y te conviertes en un Homo Interruptus, como señalaron hace meses en el programa de tve2 Torres y Reyes, porque a partir de ese momento el whatsapp, el Facebook, Tuenti, Twitter y demás redes sociales te interrumpen. Incluso puede que tengas que dedicar horas en participar en foros de grupos en la web por tener aficiones comunes: fútbol, cocina, rutas en bici, fotografía…; y cuando te juntas con los amigos o la familia el tema de conversación gira en torno a lo que enviasteis por la red, envías  o recibes en ese instante.

Este es el momento de reclamar públicamente, como ya lo han hecho otros expertos en la red, que estamos viviendo en la Era Tecnológica, Era T.I.C.

Creo que es más que evidente que el hombre ha tenido otra revolución, aunque ello haya supuesto cierta involución. Quizá sea yo la que todavía no haya evolucionado hasta ser un homo interruptus y valore la cercanía del encuentro, una conversación amena donde nos miramos a los ojos, y saboreamos un buen vino acompañado con una sencilla tapa de jamón y queso..

Silvia Añover, profesora de inglés en el colegio Eloy Saavedra de Ciempozuelos, ha publicado dos libros, “Relatos de ensueño” (Alfasur, 2011) y el bilingüe “Después del gran incendio / Afther the Great Fire” (Alfasur, 2015).

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
ZIGZAG Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress